Conducta Asertiva

ASERTIVIDAD

Fensterheim, consideró que Los seres humanos a través de sus relaciones interpersonales desean desarrollar una vida de dignidad y autorrealización, sin embargo la sociedad nos enseña a actuar de modo incompatible con estos objetivos, como consecuencia existen personas que no reconocer sus propias capacidades, juzgan imposibles la expresión de algunas emociones como la ira o la ternura, se inclinan antes los deseos de los demás y encierran los suyos en su interior.

En términos psicológicos se dice que tiene una personalidad inhibida, carentes de autosuficiencia, viven la vida según caprichos de otros, no saben quienes son, qué siente, ni qué quieren. Con frecuencia estas personas no aceptan su inseguridad ya que no la reconocen como un problema emocional. Hay otros individuos que para avanzar es necesario agredir a los demás.En contraste con ellos, se encuentran individuos que han desarrollado una personalidad activa, no temen a sus sentimientos, ni les asusta la intimidad, actúan con fuerzas, saben quienes son y qué quieren, estas personas se les denominan asertivas, constantemente afirman su personalidad.

Dentro del estudio de la asertividad Salter, es considerado como uno de los pioneros en esta área. Define 1a asertividad como “Un estado de libertad emocional… Que no tendría nada que ver con la participación social… Los criterios son la honestidad de la respuesta y su contenido”. Este autor se apoya esencialmente en los conceptos Pavlovinos de excitación e inhibición aunque modifica la noción de excitación que considera como expresión de una emoción efectiva, es decir, el equilibrio entre la excitación e inhibición le facilita a la persona una expresión libre y honesta de sus emociones.

En relación con las conductas no asertivas Albertí y Emmons (1985) han distinguido dos tipos: “Conducta inasertiva situacional” se presenta en personas con conductas típicamente adecuadas, pero, que en situaciones específicas se sienten ansiosas, lo cual los lleva a respuestas inadecuadas. El otro tipo de conducta inasertivas, es llamada “generalizada” características de personas consideradas como tímidas, inseguras y tendencia al aislamiento.

Jorr More y Mansuelo (citado en Castañeda A. 1986) distinguen cuatro tipos de asertividad, esta son: Social (habilidad para la interacción social); defensa de los derechos (habilidad para afirmar los derechos personales); capacidad directa (tomar iniciativa y asumir responsabilidades); independencia (reaccionar activamente ante las posiciones sociales).

3.1.- DEFINICIÓN

Diferentes autores han definido la asertividad, citándose en esta investigación las siguientes:

Wolpe, definió la asertividad como la “Expresión apropiada de cualquier emoción distinta a la ansiedad y la inhibición recíproca, según la cual un individuo tiene falta de asertividad, porque responde con “ausencia” ante ciertos estímulos; esta ansiedad será antagónica de la conducta asertiva e interferirá con la emisión de cualquier otro sentimiento o emoción; igualmente considera las conductas asertivas como reductores de la ansiedad.

Para este artículo se asume la asertividad como la conducta de aquellos individuos capaces de expresar directa y adecuadamente sus opiniones y sentimientos, en situaciones sociales e interpersonales.

3.2.- CARACTERÍSTICAS DE LA PERSONALIDAD ASERTIVA

Según Fensterheim en términos terapéuticos la personalidad asertiva posee cuatro características fundamentales:

– Se siente libre para manifestarse.

– Puede comunicarse con personas de todos los niveles, en forma franca y adecuada.

– Tiene una orientación en la vida, va tras lo que quiere.

– Acepta sus limitaciones.

3.3.- COMPONENTES CONDUCTUALES.

Según Lazarus, abarca cuatro dimensiones:

– La capacidad de decir no.

– La capacidad de pedir favores o hacer peticiones.

– La capacidad de expresar sentimientos positivos negativos.

– La capacidad de iniciar, continuar y terminar conversaciones.

Debido a los múltiples usos que se le ha dado al término asertividad, es importante diferenciarlo de agresión y sumisión, Wolpe (1973) (citado en Fenstherheim, 1986), menciona que hay tres posibles manera de conducirse en las relaciones interpersonales:

– Considerarse así mismo solamente y dominar a los demás.

– Poner siempre los demás antes que a sí mismo.

– Considerarse a sí mismo primero, pero también tomar en cuenta a los demás (la más adecuada).

Podría decirse que la agresión es una manera de expresarse o conducirse por medio por medio de poder, a través del cual la persona se impone o daña al otro. La sumisión se constituye en forma opuesta a la agresión, donde la persona resulta dañada o sometida a la voluntad del otro. Por otro lado, la persona asertiva no daña ni se impone, en su conducta se observa respeto a los derechos de los propios.

Son muchas las investigaciones que se han llevado a cabo para estudiar la asertividad y las técnicas para desarrollar, así por ejemplo, en la escuela Psicología de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad central de Venezuela, se han realizado varios estudios dentro de área, entre los que podemos citar:

– Brito J. determinó el efecto de la ejecución de un taller de comunicación en el incremento de habilidades para comunicarse con otras personas, establecer relaciones interpersonales, liderizar y tomar decisiones en un grupo y concluyó que este taller de comunicación aplicado a grupo experimental altamente efectivo ya que se incrementaron habilidades para comunicarse con otras personas, establecer relaciones interpersonales, liderazgo y forma de decisiones en grupo.

-Cartaya U., (2006), realizó el efecto de un programa asertivo en un grupo de docentes basados en técnicas de comunicación (feed- back) y cohesión. El programa arrojó cambios en conductas en los participantes en relación con su comunicación ya que, se incrementó la habilidad para ofrecer y recibir feed–back, para usar el tiempo presente en las intervenciones (aquí y ahora) y para utilizar expresiones personalizadas yo – tu, responsabilizándose así por lo que se dice y se hace. Aumentó la comunicación interpersonal tanto en cantidad como en calidad. Hubo un enriquecimiento del conocimiento de sí mismos y de los demás miembros del grupo, así como también un mayor nivel en la expresión del afecto y la Cohesividad Grupal.

-Castañeda A., (2007), determinó el efecto de un programa de dinámica de un grupo sobre la conducta asertiva de una muestra de adolescentes de ambos sexos estudiantes de 1 y 2 año de Ciencias utilizando como modelo de intervención la teoría gestáltica y comprobaron su efectividad para incrementar la conducta asertiva.

-Coello C., (2007), realizó un entrenamiento asertivo con estudiantes de los primeros semestres de psicología, mediante la técnica del modelado encubierto. Concluyendo que los estudiantes lograron cambios de conductas en su comunicación con el entrenamiento asertivo mediante técnica de moldeamiento encubierto. Entre los cambios observados resalto entre otros los siguientes: expresión de sentimientos y opiniones en forma honesta, reclamo de derechos, la personalización al expresarse (yo, mi, lo mío, etc.).

Hidalgo l., (1976), elaboró un análisis críticos referentes a las técnicas empleadas en entrenamiento asertivo.

– Goldbergt D. y De Ramos R., (1980), quienes presentaron una aproximación al estudio funcional de la conducta asertiva como: El comportamiento caracterizado por la expresión de sentimientos, emociones caracterizado por la expresión de sentimientos, emociones auténticas y/o conductas tales como: hacer peticiones, iniciar y mantener conversaciones, defender los propios derechos, etc. En este trabajo se encontró un marcado descenso en el nivel de ansiedad y un importante incremento en el de asertividad del grupo; esto era lo esperado y demostró la eficiencia del programa para el logro del objetivo más inmediato.

Pérez de Zaera, E., (1985), quien midió el efecto de un programa de entrenamiento asertivo con técnicas grupales en estudiantes Universitarios.

3.4.- ENTRENAMIENTO ASERTIVO.

Para muchas personas, la palabra entrenamiento tiene la connotación de aprendizaje memorista o mecánico, pero en esta investigación se usa para aludir un enfoque sistemáticamente planeado para incrementar el uso de conductas asertivas al comunicarse.

Según Rimm D. Y Masters, J. (2005). El entrenamiento asertivo es uno de los métodos de descondicionamiento de hábitos de respuesta de ansiedad inadaptativas, que presentan como respuesta en las relaciones interpersonales algunas personas. Abarca todo procedimiento terapéutico, tendiente a incrementar la capacidad de expresar en forma directa y honesta sentimientos y opiniones sin respuesta de ansiedad.

Está basado en el principio de inhibición recíproca: “Si en presencia de estímulos evocador de ansiedad, puede conseguir una respuesta antagónica que suprima total o parcialmente las respuesta de ansiedad, entonces se debilitará el vínculos de unión entre estímulos y las respuestas de angustia”. (Wolpe, 1958), lo que hace que este autor asuma la siguiente interpretación de la conducta asertiva: Asertividad y Ansiedad son compatible en un grado considerable, ya que considera que la respuesta asertiva es muy similar a la relajación muscular profunda, en cuanto a su capacidad para inhibir recíprocamente la ansiedad.

La asertividad incrementa, beneficia a la persona en dos formas significativas. En primer lugar, se considera que comportar sede manera más asertiva, producirá un sentimiento mayor de bienestar. En segundo lugar, se admite que al comportarse de manera más asertiva la persona será más capaz de lograr recompensas sociales significativas, obteniendo sin mayor satisfacción de la vida, de ahí dirigidas a aumentar todos los impulsos que lleven a la provocación de las respuestas inhibidas, en espera de que con cada provocación habrá, recíprocamente, una inhibición de la respuesta de ansiedad, lo cual dará como resultado algún grado de debilitamiento de hábito de la respuesta de ansiedad.

Algunos autores muestran ciertas coincidencias al definir entrenamiento asertivo los cuales son citados entre otros los siguientes:

Salter (en Bartolomé y otros 1949), es la primera obra importante en la que se destaca la significación de la conducta tipo asertivo. En ella se señala la importancia de los procedimientos asertivos para tratar desórdenes de tipo psicológicos y personas que presentan inhibición, e incluye los ejercicios que deben ponerse en práctica en dicho procedimiento lo que se enuncian en forma breve a continuación.

1.- El empleo de exteriorizar los sentimientos.

2.- El empleo de la expresión facial.

3.- La práctica de expresar una opinión contraria cuando está de desacuerdo.

4.- La práctica del uso de la primera persona.

5.- La práctica de aceptar alabanzas.

– Lauge y Laurubowsvi (1976), Identifica cuatro elementos básicos para el entrenamiento asertivo.

a) Enseñar a la gente a diferenciar entre agresión y asertividad, y entre la falta de asertividad y ser educado.

b) Ayudar a las personas a identificar y aceptar tanto sus derechos personales como los otros.

c) Reducir los obstáculos cognoscitivos y afectivos, para poder actuar asertivamente. (Ej.: Pensamientos irracionales, sentimientos de culpa, rabia o ansiedad excesiva).

d) Desarrollar habilidades asertivas a través de métodos activos de práctica.

– Rich y Schroeder (1976), plantean que existen diversas formas de entrenamiento en asertividad, entre las cuales se encuentran: Presentación jerárquica de situaciones de estímulos, moldeamientos, críticas constructiva, juego de roles, ensayo de roles, réplica de respuestas, práctica de respuestas, asignación de tareas para el hogar, entrenamiento en el análisis vocal y postural, exhortación, exageración de roles, instrucciones, reforzamiento externo y autorreforzamiento.

– Pérez, E. (1985) consideró que dado que no existe un paquete común de entrenamiento y en término de funcionalidad, los procedimientos de entrenamiento se pueden clasificar en alguna de las siguientes categorías:

1.- Operaciones de adquisición de respuestas. Dependiendo de la causa que produzca la falta de asertividad, se recomienda utilizar el procedimiento de desinhibición de las respuestas asertivas inhibidas, entrenamiento en discriminación o aprendizajes de nuevas respuestas para situaciones emocionales y cognoscitivas intensas, ausencia de habilidad para detectar situaciones que requieren respuestas efectivas o carencia en el repertorio conductual individual respectivamente.

2.- Operaciones de reproducción de respuestas. Estas operaciones pueden llevarse a cabo a través de:

a) La práctica abierta, versus la práctica encubierta.

b) La práctica dirigida, versus la práctica improvisada.

3.- Operaciones de moldeamiento y fortalecimiento. Estas operaciones tienen su sustento teórico en el feed–back o retroalimentación, como sabemos es una forma de ayudar a una persona o grupo a considerar la posibilidad de cambio en su conducta. Esta comunicación que se le ofrece a la persona o grupo, lo más cerca del momento en que se percibe y se reacciona a su conducta, podrá ser utilizada por 1 persona o grupo en sentido de crearle mayor conciencia de cómo afecta a las demás persona que le rodean, y para estimular cambios positivos en su conducta, sentimientos actitudes y percepciones.

El ofrecer información a otra persona o grupo, sobre como se percibe su conducta, no sólo ayuda a la otra persona o grupo, sino que también ofrece la oportunidad de que la otra persona o grupo señalen cuán correcta o erróneamente se está percibiendo el mensaje enviado.

4.- Operaciones de reestructuración cognoscitiva. La mayoría de los autores coinciden en que el éxito de cualquier procedimiento de entrenamiento, está sustentado en parte, en la información, que recibe el sujeto antes de iniciar dicho entrenamiento. Se debe dar información sobre la importancia de la conducta asertiva, cómo se aprende y cómo se mantiene la conducta asertiva, etc. Esta información tendrá su efecto sobre la motivación de la persona para participar en el entrenamiento.

5.- Operaciones de transferencia de respuestas. Se debe propiciar situaciones en que el sujeto de entrenamiento puede transferir los aprendizajes adquiridos, a situaciones de la vida cotidiana, de manera que se produzcan consecuencias de la vida cotidiana, de manera que se produzca consecuencias que refuercen y ayuden al mantenimiento de la conducta asertiva.

Rich y Schroeder (1976), concluyen que todos los entrenamientos que instrumenten para desarrollar la conducta asertiva, deben prever la adquisición, reproducción, moldeamiento y fortalecimiento, reestructuración cognoscitiva y transferencia de dicha conducta a la vida real.

Otros autores que han contribuido en forma directa o indirecta a las técnicas usadas actualmente en el entrenamiento asertivo, entre lo que citamos a continuación:

– J. L. Moreno., (1946-1955), Fundador del Psicodrama, que implica la dramatización en escena de las actitudes y conflictos de la vida real del participante, acentuando la espontaneidad y la improvisación, elementos que subrayó Salter. El Psicodrama es similar al ensayo de conducta, tipo particular de role-playing, una de las principales técnicas asertivas de Wolpe.

– G. Kelly., (1955), contribuye con las prácticas del entrenamiento asertivo con la terapia del Rol Fijo, en la que el terapeuta compone frecuentemente con la ayuda del cliente, un drama corto que incluye los patrones de conducta deseada. Esta terapia guarda similitud con la técnica ya citada y utilizada en entrenamiento asertivo: Ensayo e conducta.

Es importante tomar en cuenta los siguientes aspectos ante de aplicar un programa para entrenamiento asertivo:

1.- Como consecuencia de la confusión que suele hacerse entre conducta agresiva y conducta asertiva, es necesario que se establezca los límites entre ambas formas de comportamiento.

2.- Dado que muchas personas dejan de expresar opiniones, sentimientos, criterios, etc., bajo el pretexto de cumplir una norma social, ignorando su carencia de habilidades para hacerlo, se hace necesario que se entienda por falta de asertividad.

3.- Al desarrollar un programa de entrenamiento asertivo, es necesario tomar en consideración la significación que pueden tener los factores cognoscitivos y afectivos en la manifestación de conductas asertivas.

4.- El entrenamiento en asertividad requiere de la creación de situaciones bien estructuradas, en las que se pongan en práctica experiencias directas.

Sobre el Autor

Dra En Educación / Investigadora del Comportamiento Organizacional, Orientador -Psicoterapeuta,Facilitador y consultor Organizacional. Especialista en Dinámica de Grupos y Gerencia de Recursos Humanos, Maestría en Intervención Psicoterapeutica individual y grupal, entenamiento en coaching ontológico.Diplomado Internacional de Coaching Integral. UNESCO-UPEl

Fuente: http://www.articuloz.com/


CEO y Fundador de NetBS S.A.S, Ofreciendo Soluciones Integrales para Empresas y Emprendedores en la Era Digital. Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement