ss 5 errores comunes que debes evitar al invertir en ICOs

5 errores comunes que debes evitar al invertir en ICOs

Las criptomonedas han estado bastante en tendencia últimamente. Básicamente porque son una buena forma de invertir y de ahorrar. Pero hay una forma mucho mejor de invertir en estas monedas que solo comprando y vendiendo: las ICO. Si esa palabra te suena extraño y hasta gracioso, sigue leyendo para saber qué son y cómo invertir en ellas de manera correcta.

¿Qué son las ICOs?

Según Gananci, si estás familiarizado con las inversiones, quizás te suene conocido el término IPO, siglas de Initial Public Offering o, en castellano, Oferta Pública Inicial (OPI), que es cuando un nuevo negocio ofrece sus acciones a cambio de dinero. Las ICOs son, en esencial muy parecidas, pero con criptomonedas.

Cuando un desarrollador quiere crear una nueva criptomoneda puede lanzar una ICO para recoger los fondos que necesita para hacer que su proyecto sea exitoso.

¿Cómo funciona una ICO?

En teoría, es un proceso bastante sencillo. El desarrollador de una criptomoneda lanza una ICO por un tiempo determinado, donde las personas pueden hacer sus inversiones. Al finalizar el tiempo, si la ICO tuvo éxito, a cada inversor se le envía a su billetera móvil la cantidad de monedas correspondiente a la inversión que hizo.

5 errores comunes que debes evitar

  1. No leer el documento técnico

Realmente, esto es lo que puede determinar el fracaso o el éxito de la inversión. Aquí es donde van a aparecer todos los datos que necesitas saber sobre el proyecto: el tiempo de duración de la ICO, para qué se va a utilizar el dinero de la ICO, y mucho más.

Así que asegúrate de entender todo muy bien y, si crees que hay algo que no es de tu dominio, ponte en contacto con un experto en el tema para que te explique y te ayude a evaluar si la ICO es una buena opción o no.

 

  1. No investigar el proyecto

Sí, en el documento técnico te pueden explicar todo y decir maravillas, pero ¿qué hay acerca del desarrollador, sus redes sociales y su página web? Si no consigues estas, corre, porque no es nada confiable.

Si, de hecho, las tiene, debes analizar todo muy bien, porque algún descuido puede significar el fracaso de todo el proyecto. También guarda la información de contacto en caso de que la necesites.

En sus redes sociales también pueden subir mucha información del proyecto, así que está al tanto de todo. Toma en cuenta con qué frecuencia actualizan todo, si tienen un aspecto profesional y se nota que han invertido al menos tiempo en crearlo, porque puede indicar que saben lo que hacen y que no están dispuestos a perder.

 

  1. Invertir todo tu dinero en una ICO

Al final del día, una ICO es una inversión, con todos los riesgos que representa. Si te pones a evaluar, solo hay un puñado de criptomonedas que han sido realmente exitosas y reconocidas, de entre las cientos que hay. Así que haz la prueba con una pequeña cantidad de dinero: nunca algo que te haga falta o que no te puedas arriesgar a perder.

 

  1. No conocer el funcionamiento de las criptomonedas

EL riesgo de perder tu dinero aumenta drásticamente cuando apenas has escuchado hablar del Bitcoin y piensas que es una moneda de un juego. Esta es una regla de inversión en general: no inviertas en algo que no conoces. Ni porque alguien te lo recomiende o porque hayas leído algo vago por ahí.

Siempre investiga mucho, pasa días leyendo, habla con expertos del tema y conviértete tú mismo en un profesional del área. Una vez que tengas suficientes conocimientos de eso, da el paso de evaluar cada ICO e invertir en la que creas que tendrá más éxito.

 

  1. Meterte en intercambios de monedas sin experiencia

Luego de que la ICO haya sido un éxito, recibirás tus nuevas criptomonedas. Puedes sentirte tentado a intercambiarlas por otras monedas de la misma índole, pero hay muchas plataformas que pueden resultar ser una completa estafa.

Y no solo las plataformas, sino la persona con la que vayas a hacer la transacción. De nuevo, no arriesgues todo tu dinero, e investiga cada plataforma que consigas. A la menor señal de riesgo, escapa y busca otra.

De todas formas, tu mejor apuesta puede ser esperar a que tu moneda suba su valor drásticamente y venderla.

Advertisement