Aprende a controlar tus finanzas

Si eres de las personas que gana bastante dinero mensualmente, pero al llegar a fin de mes, no tienes ni para comprar los alimentos necesarios, algo está fallando en el control de tus finanzas personales.

Si bien, existen excepciones a la regla, para las personas solteras, sin hijos a cargo, el control de las finanzas personales suele ser más dificultoso que para las que tienen una familia por quien responsabilizarse. Cualquiera sea tu caso, podrás optimizar tus ganancias al máximo, si sigues estas reglas para administrar tu dinero.

¿Contado o financiado?

Si hablamos de ahorros y de administrar bien el dinero, generalmente la opción correcta de abonar una compra, será el pago en efectivo. Pero existen algunas opciones donde la financiación ofrece cuotas fijas sin interés. En algunos casos, y sabiendo que las cuotas son económicas, que nos resultarán fáciles de pagar y que no tendrán ningún interés extra, podremos acceder a esta opción. Pero cuidado, porque muchas veces, las opciones de cuotas sin interés suelen ser engañosas y presentar una o dos cuotas extras. Por lo tanto, lo ideal será calcular cual es el valor de la suma total de las cuotas sin intereses. Si este valor es el mismo que lo que nos costaría la compra en efectivo, realizar la compra en cuotas, de lo contrario no. De todas maneras, deberás tener en cuenta, y en lo posible anotar, cada gasto que realices con tu tarjeta de crédito. Está comprobado, que las personas que suelen pagar sus gastos con tarjeta, están predispuestas a gastar más que las que no lo hacen, porque precisamente, no llevan un control de sus gastos hasta que llega el resumen de la misma. Controlar y reflexionar antes de realizar un gasto con la tarjeta de crédito, será indispensable, para no terminar por lamentarnos cuando llegue el resumen.

Ahorrar de a poco para generar mucho dinero

Muchas personas que no poseen el hábito del ahorro y un día deciden ahorrar, suelen estar ansiosas y pretenden acumular mucho dinero en poco tiempo. Pero el ahorro se construye de a poco y con paciencia. Puedes utilizar la opción del 10%. Apartas el 10% de tu ganancia mensual, semanal o quincenal y no utilizas ese dinero hasta que realmente sea necesario. Pero lo fundamental para que puedas comenzar a destinar una parte de tus ganancias a incrementar tus ahorros es que los mismos tengan un fin. Por ejemplo: ir de vacaciones ala Polinesia.Situs ahorros no tienen un fin concreto, una meta, podrás caer fácilmente en la tentación de utilizarlos y correr el riesgo de no seguir ahorrando. Entonces, plantéate una buena meta, cuyo fin sea la utilización de estos ahorros. Será mucho más sencillo cuando por primera vez, logres alcanzar un objetivo gracias a tus ahorros. No verás la hora de comenzar a ahorrar nuevamente para tu próxima meta.

Concluyendo

  • No utilices tu tarjeta de crédito a menos que se trate de cuotas fijas sin interés, cuyo valor no exceda demasiado el valor del producto en efectivo.
  • Anota todos tus gastos, sobre todo los que realices con tu tarjeta de crédito.
  • Ponte una meta y ahorra dinero para alcanzarla. Si superas el ahorro pensado, utiliza solo lo necesario para cumplir tu meta. El resto, no lo gastes, continúa dejándolo como parte de tus ahorros.

Advertisement