Cómo elegir un seguro de vida

La elección de un seguro de vida no debe estar librada al azar, sino que debemos conocer las diferentes opciones que nos ofrece el mercado, fijar cuotas que podamos pagar mensualmente y durante muchos años y optar por el que mejor se adapte a nuestras necesidades futuras.

Además se deben tener en cuenta una serie de factores, como la cantidad de hijos, las personas mayores a cargo y la cantidad de tiempo que se realizarán los aportes del seguro.

Pero antes de contratar un seguro de vida, debemos considerar los distintos tipos existentes en el mercado, y así podremos elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades.

En la actualidad existen seguros de vida temporales, en donde la agencia aseguradora se compromete a abonar una suma de dinero previamente acordada a una o varias personas del grupo familiar, si el titular del seguro fallece dentro de un período de tiempo determinado. Pueden ser días o años.

Otro tipo de seguros de vida frecuentemente ofrecidos por las aseguradoras se son los referentes a prima creciente y a prima constante.

Los seguros a prima creciente, varían su cuota de aporte, a medida que pasan los años y el asegurado va alcanzando su vejez.

Los seguros a prima constante, tiene como fin que el titular, abone los primeros años una cuota superior a la de los años consecutivos. Esta cuota decrece al pasar los años.

También existen los seguros a prima vitalicia, que se abonan hasta el momento de la muerte del asegurado y los seguros de vida a prima temporal, cuya cuota se abona durante un período de tiempo, pero la aseguradora se compromete a pagar a sus familiares al momento del fallecimiento del titular, independientemente de la edad del mismo.

En cambio, en los seguros de vida entera la agencia aseguradora, se compromete a abonar a los beneficiarios un monto estipulado, independientemente de cuando fallezca la persona asegurada.

Estos son los seguros de vida que se contratan frecuentemente por los jefes de una familia, para resguardar la prosperidad de la misma en caso de fallecimiento, pero existen muchos otros, que frecuentemente son contratados por empresas con personal a su cargo, como el seguro de vida colectivo o el seguro de vida individual, por ejemplo.

Adquirir un seguro de vida, puede ser la solución para garantizar el sustento de una familia, en caso de fallecimiento del titular. Además, en muchas ocasiones suele utilizarse como un sistema de ahorro para asegurar la prosperidad del contratante al llegar a la vejez.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement