Cuál es tu Perfil Financiero

No todas las personas debemos actuar de la misma manera, financieramente hablando. No será la misma medida para la persona conservadora que para la arriesgada, la racional de la emocional, la reflexiva de la impulsiva. Lo importante pata todos los perfiles es que las actividades financieras que realicen sean concientes, inteligentes y presupuestadas.

Una actividad financiera consciente implica planeación previa, así sea para arriesgar, desarrollar un portafolio balanceado en donde convivan las inversiones tradicionales con las más volátiles, o simplemente realizar un ahorro programado para conseguir un bien o servicio en el mediano plazo.

Una actividad financiera inteligente, no gasta más de lo que necesita, es coherente con sus ingresos y posibilidades, investiga, cotiza, realiza sondeos de mercado y selecciona la mejor alternativa, tanto para el gasto como para la inversión. Una actividad financiera inteligente es previamente conciente y futurista, con los pies bien puestos sobre la tierra y el hoy, mientras los ojos guían hacia la consecución de los objetivos y el futuro.

Una actividad presupuestada es aquella en donde la razón no se deja deslumbrar por una emoción pasajera, se sirve de ella para motivarse y verificar la toma de decisiones, pero no la utiliza como escudo para gastar sin límite, y mucho menos para invertir en la lotería.

Sin importar tu perfil financiero deberás seguir las reglas de juego de disciplina, conciencia, inteligencia y presupuesto. El perfil conservador concentrará su portafolio de inversión en las opciones que el den interés fijo y con riesgo limitado, y sus gastos se enfocarán en las necesidades básicas y aquellos que sean muy bien sustentados. Mientras que el perfil más arriesgado aumentará su riego de inversión a opciones de la bolsa y el mercado forex, con un interés variable, más incierto y de observación constante.

Debes procurar ser coherente con tu perfil financiero para que te sientas cómodo con tus acciones, y si lo deseas puedes ir pasando paulatinamente de un perfil conservador a uno un poco más arriesgado, conciente de tus limitaciones y oportunidades, pasando del corto plazo al largo plazo, siempre y cuando nunca pierdas el control de lo que haces, mantengas una supervisión cada vez más estrecha, y seas dueño de tu destino.

El perfil financiero se relaciona directamente con tu personalidad, desarrollo profesional, y experiencias adquiridas. No intentes luchar con él, sino por el contrario aprovecharte de sus características, para que siempre sepas en que inviertes y en que gastas, porqué lo haces, y el resultado que esperas lograr. Todos los perfiles financieros son válidos y pueden ser útiles para que logres tu libertad financiera, si no rompes las reglas de juego y fluyes con cada uno de ellos.

Advertisement