Que hacer cuando las acciones disminuyen su valor

Cuando te insertas en el mercado de valores, una cosa deberás estar seguro, y es que las acciones no solo pueden ganar valor sino perderlo. A veces en forma inesperada, como la reciente elección de un presidente en un país como el Perú, que genera cierta angustia en los inversionistas internacionales, por su trayectoria o compañeros de trabajo o tendencias de pensamiento.

Otra de las máximas que todo inversionista debe interiorizar, cuando incursiona en el mercado volátil de las acciones, es que debe ser conciente que se trata de un negocio de largo plazo y no debe esperar que los resultados, a veces arbitrarios, se den en el corto plazo. Por tradición, las inversiones en los mercados bursátiles deben visualizarse en un horizonte de largo plazo.

Por ello, cuando se presenta un caída inesperada en las acciones de la bolsa, no te preocupes más de la cuenta, ni tiendas a reaccionar en forma precipitada en cualquier dirección, como podría ser salir a vender tus inversiones. Porque si lo haces de esta forma, le cargas directamente la pérdida a tus resultados. Es mejor, analizar si se trata de una situación coyuntural o de fondo en el mercado, si se puede revertir la situación y en cuanto tiempo, y que otras alternativas tienes de actuación. Porque a veces es peor el remedio que el mal.

De igual forma, debes ser coherente con tu perfil de inversionista, con tu plan y horizonte de inversión, tus estrategias y tácticas predeterminadas para el año. Es lógico y natural que un cambio en el panorama y entorno, como es el descenso de algunas acciones, merecen una revisión de tus planes y presupuestos, para calmar la angustia del momento, determinar las acciones a seguir, y los cambios en lo planeado, si así se justifica. Pero lo nunca salir a vender las acciones en forma apresurada.

Para ello, existen asesores financieros, con amplia experiencia en el manejo de situaciones de crisis de la economía, con percepción sobre el aumento y decrecimiento de los mercados bursátiles, para que las decisiones se tomen con conocimiento de causa y no por pánico. Lo mismo que se dice y recomienda  alas personas en caso de incendio, aplica para los mercados bursátiles, es decir, no salir corriendo, ni entrar en pánico, y en vez de ello actuar con cabeza fría para poder visualizar la salida más cercana y apropiada.

¿Qué hacer cuando las acciones disminuyen su valor? Analizar si se trata de un entorno coyuntural y pasajero, si se trata de un mal financiero profundo en ciertas empresas o sector, las opciones que existen, el límite máximo en el que puedes esperar antes de considerar la venta, los planes, la dispersión del portafolio, el riesgo, que es lo máximo que puedes perder, y luego si, tomar con calma la mejor decisión para tus necesidades y proyecto de vida.

Fuente de inspiración: diario la república – finanzas personales

Advertisement