Actitud positiva: El vaso medio lleno

Ver el vaso medio lleno, para una persona que siempre lo ha visto medio vacío, lleva su tiempo. Pero como todo lo referente al estado emocional de las personas, es solo una cuestión de hábito y perseverancia.

La actitud positiva es una decisión de vida, que con mucha práctica, puede conseguir, aún, la persona más pesimista del planeta.

El optimismo, es la capacidad que tienen algunas personas de observar la vida en forma positiva, y es uno de los factores clave para ser feliz. Ver el vaso medio lleno, no significa ser una persona despreocupada, sino enfocarse en los aspectos positivos de las cosas y resolver los conflictos y las adversidades de la vida sin caer en la depresión, desesperación o inmovilidad.

Las personas optimistas son capaces de lograr prácticamente todos sus objetivos, porque cuentan con el empuje, la confianza, el entusiasmo y la esperanza necesaria para creer que los errores y dificultades de la vida, son oportunidades de desarrollo.

Está científicamente comprobado, que las personas optimistas, gozan de buena salud, ya que su sistema inmunológico se encuentra más protegido que el de las personas que suelen ver el vaso medio vacío.

El positivismo es una planta que debemos regar a diario, sólo así, conseguiremos ver el vaso medio lleno y lograr todos los objetivos de nuestra vida.

Actitud positiva para siempre

Como mencionamos anteriormente, la actitud positiva debe practicarse al principio, luego, será una actitud natural en nuestra vida. Además, a medida que observemos que nuestra nueva actitud solo nos trae situaciones gratas, se convertirá en un círculo vicioso positivo para nuestra vida.

Amígate con el pasado. Por más dura que haya sido tu vida en el pasado, si te quedas viviendo de él, desaprovecharás tu presente y tus proyectos futuros. Concéntrate en pensar que todo lo que haya sucedido en el pasado, ya ocurrió y seguramente habrá servido de algo, te habrás hecho más fuerte y habrás aprendido muchas cosas. Valóralas, y sigue adelante, porque la vida, está llena emociones nuevas esperando ser descubiertas.

Planifica tu futuro. Piensa en lo que te haría feliz ahora mismo y ve por ello. ¿Deseas un nuevo empleo? Consíguelo. Nada es imposible si lo planificas y descubres los pasos a seguir para obtenerlo. Cada logro conseguido, será una nueva dosis de optimismo en tu vida. Comienza hoy mismo a planificar tu nueva vida.

Disfruta el presente. Si te encuentras en el trabajo pensando que te gustaría estar de vacaciones en Indonesia y quejándote por no poder llegar allí, comienza por imaginarlo. Disfruta de tu viaje mirando fotos y videos del lugar. Respira profundo e imagínate allí. Ninguna persona ha conseguido lograr un objetivo sin haberlo imaginado. Comienza a disfrutar de los placeres aquí y ahora.

Habla en positivo. Elimina las palabras de tu vocabulario que detengan tus logros. Deja de pronunciar las palabras Nunca, No puedo, No debo, Siempre, No se, y tantas otras palabras y frases que te impiden ser quien realmente quieres ser. Responde a los saludos con un: “estoy excelente”, y verás como todo cambia en tu vida.

Inventa un mantra. Un mantra es una palabra o frase que repetirás a diario. Yo puedo, Mi vida es feliz, Me siento muy bien y tantas otras palabras que ayudarán a que tu mente lo asocie con tu vida y te otorgará aquello que repites con frecuencia.

Evita críticas y autocríticas. Ninguna persona es tan perfecta como para juzgar a otras, ni siquiera a si misma. Las críticas, generan un estado negativo difícil de revertir. Enfócate en tu vida, y en ayudar a los demás y verás como la armonía llega a tu vida.

Diviértete. Seguramente existirán actividades que disfrutes realizar. Al menos una vez al día, disfruta de alguna de esas actividades.

No escuches opiniones negativas. Ya sea que las críticas se traten de ti o de otras personas, será mejor cerrar las puertas. Las personas que suelen criticar a las demás en forma negativa, suelen ser personas pesimistas que disfrutan de la desgracia ajena, y seguramente, tú no querrás ser una de ellas.

Acepta los contratiempos. No huyas de los problemas y dificultadas que se presentan en tu vida, acéptalos como un desafío, del que seguramente, con tu nueva actitud positiva, saldrás victorioso.

Descubre el vaso medio lleno y adéntrate a una nueva vida, llena de optimismo.

Advertisement