Cambia Tu Punto de Vista

Disfruta de Tu Vida: Cambia Tu Punto de Vista

“Dos hombres miran a través de los mismos barrotes: Uno ve el barro, y el otro ve las estrellas.” – Frederick Langbridge, en su libro Un Ramo de Pensamientos Tranquilos.

Si has llegado en el segundo lugar de un concurso de redacción, ¿saltarías de alegría y  te presionarías para obtener mejores resultados la próxima vez, o te desalentarías y encontrarías una excusa para no unirte al concurso de nuevo?

En la vida, tú siempre tienes muchas opciones. Puedes optar por tener una visión pesimista y vivir una vida auto-derrotada; o puedes tomar la ruta del optimismo y aceptar el reto de tener una vida satisfactoria.

Entonces ¿Para qué alimentar un punto de vista optimista? ¿Y por qué ahora?

Pues bien, el optimismo se ha relacionado al estado de ánimo positivo y la buena moral: a lo académico, a lo atlético, a lo militar, al éxito profesional y político, a la popularidad, a la buena salud e incluso a alargar la vida y liberarla del trauma.

Por otra parte, las tasas de depresión y el pesimismo nunca habían sido mayores. Afecta a los adultos de mediana edad de la misma manera que golpea a la gente más joven. La edad media de inicio se ha ido desde 30 hasta los 15. Ya no es sólo el trastorno de un ama de casa de mediana edad, sino también un trastorno de adolescentes.

He aquí cómo se comportan los optimistas y las investigaciones que respaldan el porqué realmente vale la pena ser optimista:

Los optimistas esperan lo mejor

La característica que define a los pesimistas es que ellos tienden a creer que los acontecimientos negativos son culpa suya, que durarán mucho tiempo y que socavarán todo lo que hacen.

La verdad es que los optimistas se enfrentan a los mismos golpes de este mundo. Lo que es diferente es la forma como explican su desgracia — que es de la manera opuesta. Ellos tienden a creer que la derrota es sólo un revés temporal y que sus causas se limitan a ese único caso.

Los optimistas tienden a centrarse y planear  el “problema” que está a la mano. Usan “reinterpretación positiva”. En otras palabras, lo más probable es que ellos reinterpreten una experiencia negativa de una forma que les ayude a aprender y crecer. Tales personas son desconcertadas por una mala situación, la consideran como un reto y se esfuerzan más.

No van a decir “las cosas nunca van a mejorar”, “Si fallé una vez, volveré a fallar de nuevo” y “Si experimento la desgracia en una parte de mi vida, habrá desgracia en toda mi vida.”

Las expectativas positivas de los optimistas también predicen mejor las reacciones durante las transiciones a nuevos entornos, las tragedias repentinas y el cambio imprevisto de los acontecimientos. Si caen se pondrán de pie. Ellos ven oportunidades en lugar de obstáculos.

La gente responde positivamente a los optimistas

Los optimistas son proactivos y son menos dependientes de otros para lograr su felicidad. Ellos no sienten la necesidad de controlar o manipular a la gente. Por lo general, atraen a las personas hacia ellos. Su visión optimista del mundo puede ser contagiosa e influencia a los que están con ellos.

El optimismo parece un rasgo socialmente deseable en todas las comunidades. Generalmente los que comparten optimismo son aceptados, mientras que los que siembran el pesimismo, el pánico y la histeria son tratados desfavorablemente.

En la vida, estas personas suelen ganar las elecciones, obtienen mayor cantidad de votos porque son agradables, y se les busca para dar consejos.

Cuando las cosas se ponen difíciles, los optimistas se vuelven más resistentes.

Un optimista típico mantiene niveles más altos de bienestar subjetivo durante los momentos de estrés que la gente menos optimista. En contraste, los pesimistas tienden a reaccionar a los acontecimientos estresantes negando su existencia o evitando tratar con los problemas. Los pesimistas son más propensos a dejar de intentarlo cuando surgen dificultades.

Perseveran. Ellos simplemente no se dan por vencidos con facilidad, y también se les conoce por su paciencia. Avanzan lentamente en su camino un paso más adelante hacia esa meta o sueño difícil de alcanzar.

Los optimistas son más sanos y viven más tiempo.

Investigaciones médicas prueban que los placeres simples y una actitud positiva pueden producir un aumento mensurable de la capacidad del cuerpo para combatir la enfermedad.

La salud de los optimistas es extraordinariamente buena. Envejecen bien, y son mucho más libres de los males físicos habituales que la mayoría de la gente de mediana edad. Llegan a sobrevivir más tiempo que las personas propensas a pensamientos negativos.

Entonces, ¿Por qué no ser optimista hoy en día? Y pensar positivamente en dirección a una vida más plena.

¿Por qué no esperamos el éxito en todos sus esfuerzos? ¿Por qué no ser capaz de recuperarse? Como todo el mundo a veces te ves  obligado a tocar fondo, pero no te quedes allí. Sácate a ti mismo fuera del barro y mejora tus posibilidades de volver  al camino correcto. ¿Y por qué no inspirar a otros a retirar sus gafas de color oscuro y ver la vida desde el lado positivo?


*Mi intención es inspirar a las personas para que descubran que la felicidad y la abundancia es la condición normal y natural de todos los seres humanos, y que existen recursos, personas y procesos que las pueden ayudar a transformar sus vidas para bien. *Soy venezolana * Maestra de Educación Básica *Estudiante de la Ley Espiritual

Advertisement