Como salir adelante

Muchas veces, nos encontramos inmersos en una situación de dificultad, de la que nos resulta muy difícil salir. No importa si se trata de una ruptura amorosa, de la pérdida de un ser querido, de la enemistad con una persona muy importante para nosotros, de deudas que se fueron incrementando, de no poder alcanzar nuestros objetivos, o de cualquier otro inconveniente; sino que lo verdaderamente importante, es aprender a salir adelante, más allá de la gravedad o la simpleza de la dificultad. Aprender a enfrentar cada situación y salir fortalecidos de ella. Aprender a ser felices, a pesar de las adversidades.

La pregunta es: ¿Cómo? La respuesta se encuentra en este artículo.

Aprender a pensar rápido

Ante las dificultades, la mayoría de las personas, solemos desesperarnos y generarnos tanta ansiedad, que llegamos a bloquear todo tipo de pensamientos alentadores y resolutivos. Para que no nos suceda esto, debemos comenzar a practicar pensamientos paralelos rápidos y dejar de lado la susceptibilidad que nos bloquea. ¿Cómo practicamos? Cotidianamente, ante las mínimas dificultades, como la falta de ingredientes al preparar la cena o la demora en llegar a un sitio. A medida que comencemos a pensar en la forma de resolver pequeños problemas rápida y fríamente, iremos entrenando nuestro cerebro para situaciones de dificultad más complejas y evitaremos caer en la depresión o bloqueo que estas nos generan.

Dejar los reproches de lado

Ya sea que seamos los únicos involucrados en la dificultad o existan más personas, los reproches, solo aumentan la gravedad de la situación. Además, las autocríticas en los casos de adversidad, suelen ser destructivas para todas las personas, ya que no nos dejan ver los aspectos positivos y siempre existe un aspecto positivo. Esto no significa dejar de analizar la situación y los efectos que provoca en nosotros, sino aprender a ver las cosas desde otro lugar, lejos de las autocríticas y los reproches a terceros porque no benefician a nadie.

Pensar en los demás

Cuando tenemos un inconveniente, nos centramos en nuestro problema y nos olvidamos de nuestro entorno, amigos y conocidos. Quizás ellos, al igual que nosotros, estén necesitando un consejo amistoso y nuestro apoyo incondicional. Cuando estas personas están involucradas en la misma dificultad, también se sentirán afectadas. Lo mejor en estos casos, es dejar pasar un tiempo, para que todos puedan enfriar sus mentes y encontrar una solución al inconveniente.

La fuerza de voluntad es esencial en estas situaciones de la vida.

Y nunca debemos olvidar, que todos los problemas tienen solución. Aún en las situaciones más complejas, podemos salir adelante.

Advertisement