El gran negocio de ser benefactor

Existe una tendencia cada vez más creciente en el mundo y dentro de la gente exitosa, para ser benefactores de proyectos de servicio a otras personas que lo necesitan. Ejemplos como los de Bill Gates y su esposa, quienes no solo donan grandes fortunas a las empresas de beneficencia, sino que dedican su tiempo a esta noble labor.

Te podrás preguntar sobre qué tiene que ver la prosperidad financiera con la devolución de parte de los logros a una comunidad que más lo necesita, y que requiere de apoyo para que el universo se equilibre. Pues bien, lo tiene que ver y mucho, porque está demostrado que la regla de dar y recibir como la de atracción, se fundamentan en que el que acapara solo se queda, y que el comparte incrementa su bienestar.

Pero si ya estás convencido de que es importante que dones así sea parte de tu tiempo en entidades sin ánimo de lucro, es importante que te involucres en el tema, evalúes las alternativas que tienes, y elijas a conciencia el lugar y forma de colaborar.

En primera instancia es importante que revises el tipo de trabajo que vas a realizar como apoyo a los demás, y la manera como tus valores se alinean con el trabajo. Te sientes cómo apoyando a los ancianos o tal vez a los más jóvenes, enseñándoles áreas de conocimiento o tal vez buscando medios de rehabilitarlos de alguna adicción. Todas son válidas, pero algunas actividades te calzarán mejor que otras.

Otro aspecto clave es analizar la organización prospecto a colaborar, la cultura que se vive, el trabajo que se realiza, los valores que se viven y trasmiten, la imagen que proyecta, y el servicio que presta. Encontrarás que algunas empresas se acercan más a tus ideales que otras, y que encuentras mayor empatía con unas que con otras. Si vas a participar, es mejor realizarlo donde te sientas pleno y feliz.

Una vez definida la organización a apoyar, el siguiente paso es que te muestren todas las formas posibles en que puedes ser útil. No solo se trata de dinero y de donaciones monetarias, también en especie y con tu tiempo. Dentro de este último rubro, existirán innumerables formas de asistir a los demás, y ajustadas a tu perfil y experiencia.

Para finalizar revisa y haz conciente los diferentes beneficios y formas de pago intangibles que recibes con tu apoyo y donaciones. Tal vez sea ganar la paz interior que tanto necesitas, sentirte útil y productivo, conocer nuevas personas, llenarte de paz y optimismo, sentir placer y satisfacción interior, no importa. Es importante que escribas y detalles todo aquello que recibes a cambio del tiempo que entregas a los demás, porque te ayudará a reafirmarte en tu labor social, tan importante para la vida, la felicidad y plenitud.

Ser benefactor te puede retribuir de múltiples maneras, y hasta convertirse en un verdadero negocio de prosperidad, en donde las utilidades se comparten, los beneficios se incrementan, y el equilibrio se alcanza. Busca maneras de ser benefactor y verás por ti mismo lo bien que se siente y lo mejor que te irá en todos los aspectos, inclusive el monetario.

Fuente de inspiración: Michelle B Cubas – The benevolent business person phenomenon

Advertisement