Elige Vivir En Vez De Morir – Conquistando Metas

Esta vez les traigo un artículo basado en una excelente conferencia del Padre Mariano de Blas L.C. titulada “Elige vivir en vez de morir”, que habla esencialmente sobre el cumplimiento de las metas.

Quiero empezar con la siguiente historia verídica:

Estaba un señor arriba de su escalera pintando la casa de un millonario. Cuando el dueño de la casa se acercó para ver cómo iba quedando, el pintor muy alegremente le comentó; “que casa tan bonita tiene, no sabe cómo me encantaría tener una casa como ésta”. A lo que éste le respondió; “¿y por qué no la tiene?”. El pintor, lleno de coraje, bajó de la escalera y tardó 7 minutos en explicarle por qué no la tenía. Le dijo que no tenía dinero, tenía mucha familia, no tenía horas libres, era pobre, entre otras cosas, casi como diciendo “¿por qué me hace usted esa pregunta, que cree que si pudiera no tendría una casa como ésta?”. El propietario de la casa agarró una caja de caramelos, la tapó, le hizo una ranura y le dijo que depositara una moneda de 10 centavos de dólar, agregando; “si usted deposita en ésta caja todos los días algo de lo que le sobra, algún día tendrá su casa. Un poco incrédulo el hombre empezó a meterle lo que le sobraba cada día. Con el paso del tiempo, eso se convirtió en dólares y en cientos, incluso decidió recortar los gastos innecesarios y realizar otro trabajo para depositar en la alcancía todo lo que ganara de él.

Después de un tiempo el propietario de aquella casa recibió una invitación a la inauguración de una casa. La casa era verdaderamente hermosa y amplia, pero lo más importante era que tenía una madera con una moneda incrustada de 10 centavos de dólar, con un letrero que decía; “esta casa se construyo con 10 centavos”.

¿Qué enseñanza tiene ésta historia?

Cuando tienes 10 centavos más un querer tan grande como la casa, puedes conseguir lo que quieras. Cuando te lo propones  seriamente, luchas, crees, eres tenaz, y le cierras la puerta al “no se puede”, obtienes la victoria. No se vale un “lo intentaré”, “veré si lo logro”, “haré  todo lo posible”, porque de entrada tu querer y tu desear se están quedando cortos e insuficientes, y terminas fracasando.

¿Cómo se logra adquirir y manejar ésta decisión que logra las cosas?

PASOS:

1. Determina una meta concreta, precisa y bien definida. Lo abstracto no funciona.

Ejemplo; Quiero ganar tanto dinero ($1000, $10000, $100000, etc.), quiero bajar 10 kilos. Un político puede decir, quiero reunir tantos votos.

La mayoría de la gente no sabe en realidad lo que quiere, o lo desean tan débilmente que no consiguen las cosas. Quieren dejar de fumar o de beber, pero el deseo de fumar o de beber, es más grande que el otro y por ello fracasan. Hay que llegar a un quiero más fuerte que el vicio de fumar o beber.

2. ¿Qué estás dispuesto a dar a cambio?

Luchar por una meta implica pagar un precio, es decir, un sacrificio.

Hernán Cortés dijo; “conquistar México o morir”.

Cuando empiezas un negocio queriendo ver ganancias sin dedicarle su debido esfuerzo, cuando haces una dieta buscando que no te cueste, etc., tarde o temprano vas a fracasar.

3. Establece una fecha definitiva para lograrlo.

La fecha presiona, exige,  te pone en pie de lucha. Si no la hay te la pasarás posponiendo las cosas. Puedes ponerte un plazo de una semana, quincena, mes, año, etc.

4. Elabora un plan bien definido y comiénzalo enseguida.

  • Éste debe incluir;
    • “Cómo voy a alcanzar mi meta”
    • “Que medios voy a emplear para lograrlo”

Ejemplo; en un dieta voy a decidir qué tipo de alimentos voy a comer y cuáles no. Cuantos días a la semana haré ejercicio y qué tipo de ejercicios voy a hacer. Buscaré apoyo y soporte de algún amigo o familiar y me daré un premio a cada kilo que baje.

Hay personas a las que no les gusta planear las cosas, son muy desordenadas, les gustan los chispazos, quieren lograr todo inmediatamente y así no se puede. Es indispensable una estrategia para conquistar dicha meta u objetivo.

  • Escríbelo clara y concisamente en fichas de papel, y ponlas en lugares estratégicos para que las leas y recuerdes cada vez que te topes con ellas. Puedes ponerlas en el refrigerador, en el buro, en la recamara, en la oficina, en un espejo u en otros sitios que frecuentes.
  • Piénsalo o léelo en voz alta cada vez que lo mires.

Al mismo tiempo que lo leas, siente que ya estás en posición de esa metas, quiérelo con todas las fuerzas de tu ser, tenlo ya ante tus ojos, como quien siente en la mano el dinero, quien ya se siente flaquito, o quien siente que ha logrado terminar su carrera. Deséalo ardientemente, no te quedes en un quisiera o me muero de ganas, porque los que se mueren de ganas se mueren con las ganas y unas paladas de tierra.

5. Actúa

Has comenzado todo lo que en la vida valía la pena, desde una simple dieta, aprender un nuevo idioma, realizar una carrera, sacar adelante un negocio, llevar un buen matrimonio, etc., sin embargo, te pareces a esos jugadores que comienzan ganando un partido, pero se desinflan luego hasta que terminan perdiéndolo. ¿Arrumbados en el desván han quedado tus sueños?

Enemigos de ésta capacidad de decisión:

  • Dudar: es como llegar a un terreno movedizo o caminar sobre el agua, en lugar de mantenerse en tierra firme.
  • Posponer: dar largas. Eso lo sabemos hacer de maravilla y del mismo modo, sabemos fracasar de maravilla.
  • Cancelar: se muere el deseo. Es aceptable cuando se ve claramente que algo no sale o que definitivamente no se puede. Esto sucederá solamente en pocas ocasiones. Si cancelas constantemente es porque tienes una voluntad de trapo o no planeaste bien.
  • Evita palabras cómo “claro que sí”, “cuente conmigo”, “ahí estaré”, “nos vemos mañana”, “yo le hablo”, etc., cuando en realidad no lo vas a hacer.

Cuántos de nosotros hemos escuchado de enfermos que según los doctores ya no tienen remedio médico y que tienen muy cerca a la muerte. Pero que al final, son tan grandes sus ganas de vivir, que terminan venciendo a la enfermedad y con esto a la muerte. Los enfermos que quieren vivir facilitan la curación.

Reto a cualquiera a que se pregunte ¿así deseo realizar mis metas?, ¿así quiero vivir?.

Por último, ya para concluir éste artículo, los dejo con la siguiente frase; “cuidado con lo que deseas, sea bueno o malo, porque lo conseguirás”.

Quiero empezar con la siguiente historia verídica:

Estaba un señor arriba de su escalera pintando la casa de un millonario. Cuando el dueño de la casa se acercó para ver cómo iba quedando, el pintor muy alegremente le comentó; “que casa tan bonita tiene, no sabe cómo me encantaría tener una casa como ésta”. A lo que éste le respondió; “¿y por qué no la tiene?”. El pintor, lleno de coraje, bajó de la escalera y tardó 7 minutos en explicarle por qué no la tenía. Le dijo que no tenía dinero, tenía mucha familia, no tenía horas libres, era pobre, entre otras cosas, casi como diciendo “¿por qué me hace usted esa pregunta, que cree que si pudiera no tendría una casa como ésta?”. El propietario de la casa agarró una caja de caramelos, la tapó, le hizo una ranura y le dijo que depositara una moneda de 10 centavos de dólar, agregando; “si usted deposita en ésta caja todos los días algo de lo que le sobra, algún día tendrá su casa. Un poco incrédulo el hombre empezó a meterle lo que le sobraba cada día. Con el paso del tiempo, eso se convirtió en dólares y en cientos, incluso decidió recortar los gastos innecesarios y realizar otro trabajo para depositar en la alcancía todo lo que ganara de él.

Después de un tiempo el propietario de aquella casa recibió una invitación a la inauguración de una casa. La casa era verdaderamente hermosa y amplia, pero lo más importante era que tenía una madera con una moneda incrustada de 10 centavos de dólar, con un letrero que decía; “esta casa se construyo con 10 centavos”.

¿Qué enseñanza tiene ésta historia?

Cuando tienes 10 centavos más un querer tan grande como la casa, puedes conseguir lo que quieras. Cuando te lo propones  seriamente, luchas, crees, eres tenaz, y le cierras la puerta al “no se puede”, obtienes la victoria. No se vale un “lo intentaré”, “veré si lo logro”, “haré  todo lo posible”, porque de entrada tu querer y tu desear se están quedando cortos e insuficientes, y terminas fracasando.

¿Cómo se logra adquirir y manejar ésta decisión que logra las cosas?

PASOS:

1. Determina una meta concreta, precisa y bien definida. Lo abstracto no funciona.

Ejemplo; Quiero ganar tanto dinero ($1000, $10000, $100000, etc.), quiero bajar 10 kilos. Un político puede decir, quiero reunir tantos votos.

La mayoría de la gente no sabe en realidad lo que quiere, o lo desean tan débilmente que no consiguen las cosas. Quieren dejar de fumar o de beber, pero el deseo de fumar o de beber, es más grande que el otro y por ello fracasan. Hay que llegar a un quiero más fuerte que el vicio de fumar o beber.

2. ¿Qué estás dispuesto a dar a cambio?

Luchar por una meta implica pagar un precio, es decir, un sacrificio.

Hernán Cortés dijo; “conquistar México o morir”.

Cuando empiezas un negocio queriendo ver ganancias sin dedicarle su debido esfuerzo, cuando haces una dieta buscando que no te cueste, etc., tarde o temprano vas a fracasar.

3. Establece una fecha definitiva para lograrlo.

La fecha presiona, exige,  te pone en pie de lucha. Si no la hay te la pasarás posponiendo las cosas. Puedes ponerte un plazo de una semana, quincena, mes, año, etc.

4. Elabora un plan bien definido y comiénzalo enseguida.

  • Éste debe incluir;
    • “Cómo voy a alcanzar mi meta”
    • “Que medios voy a emplear para lograrlo”

Ejemplo; en un dieta voy a decidir qué tipo de alimentos voy a comer y cuáles no. Cuantos días a la semana haré ejercicio y qué tipo de ejercicios voy a hacer. Buscaré apoyo y soporte de algún amigo o familiar y me daré un premio a cada kilo que baje.

Hay personas a las que no les gusta planear las cosas, son muy desordenadas, les gustan los chispazos, quieren lograr todo inmediatamente y así no se puede. Es indispensable una estrategia para conquistar dicha meta u objetivo.

  • Escríbelo clara y concisamente en fichas de papel, y ponlas en lugares estratégicos para que las leas y recuerdes cada vez que te topes con ellas. Puedes ponerlas en el refrigerador, en el buro, en la recamara, en la oficina, en un espejo u en otros sitios que frecuentes.
  • Piénsalo o léelo en voz alta cada vez que lo mires.

Al mismo tiempo que lo leas, siente que ya estás en posición de esa metas, quiérelo con todas las fuerzas de tu ser, tenlo ya ante tus ojos, como quien siente en la mano el dinero, quien ya se siente flaquito, o quien siente que ha logrado terminar su carrera. Deséalo ardientemente, no te quedes en un quisiera o me muero de ganas, porque los que se mueren de ganas se mueren con las ganas y unas paladas de tierra.

5. Actúa

Has comenzado todo lo que en la vida valía la pena, desde una simple dieta, aprender un nuevo idioma, realizar una carrera, sacar adelante un negocio, llevar un buen matrimonio, etc., sin embargo, te pareces a esos jugadores que comienzan ganando un partido, pero se desinflan luego hasta que terminan perdiéndolo. ¿Arrumbados en el desván han quedado tus sueños?

Enemigos de ésta capacidad de decisión:

  • Dudar: es como llegar a un terreno movedizo o caminar sobre el agua, en lugar de mantenerse en tierra firme.
  • Posponer: dar largas. Eso lo sabemos hacer de maravilla y del mismo modo, sabemos fracasar de maravilla.
  • Cancelar: se muere el deseo. Es aceptable cuando se ve claramente que algo no sale o que definitivamente no se puede. Esto sucederá solamente en pocas ocasiones. Si cancelas constantemente es porque tienes una voluntad de trapo o no planeaste bien.
  • Evita palabras cómo “claro que sí”, “cuente conmigo”, “ahí estaré”, “nos vemos mañana”, “yo le hablo”, etc., cuando en realidad no lo vas a hacer.

Cuántos de nosotros hemos escuchado de enfermos que según los doctores ya no tienen remedio médico y que tienen muy cerca a la muerte. Pero que al final, son tan grandes sus ganas de vivir, que terminan venciendo a la enfermedad y con esto a la muerte. Los enfermos que quieren vivir facilitan la curación.

Reto a cualquiera a que se pregunte ¿así deseo realizar mis metas?, ¿así quiero vivir?.

Por último, ya para concluir éste artículo, los dejo con la siguiente frase; “cuidado con lo que deseas, sea bueno o malo, porque lo conseguirás”.

Justo R. Montibeller T. | EmprendedorenRed.com


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement

  • Mario José Dimas

    muy vslioso la enseñansa es lago que no debemos olvidar el ahorro algo fundamental para nuestra vida y de nuestra familia.