Fórmula para la Riqueza

La Fórmula para el Ahorro, la Caridad y el Diezmo

La fórmula consiste en sacar el 50% de tus ingresos y destinarlos para el Ahorro, la Caridad y el Diezmo:

El 30% de tus ingresos va para el ahorro y la inversión, 10% para un fondo de caridad o una institución que quieras apoyar, una causa… El otro 10% lo destinas para una organización religiosa y espiritual con la que sientas afinidad, ayudando a propagar la Luz Espiritual en la humanidad.

X -> 50% cantidad inicial
T -> 30% cantidad inicial
D -> 10% cantidad inicial

Para efectos prácticos, cada vez que recibamos dinero y no tengamos que calcular cuanto le toca a cada uno de estos tres propósitos, simplemente acostumbrémonos a separar la mitad, el 50%. Luego ya calcularemos de esa mitad lo que corresponde a cada uno con la siguiente fórmula:

T = 0.6 * X (X equivale a la mitad, el 50% de la cantidad inicial, tus ingresos)

Con la anterior fórmula puedes saber cuanto es el 30% de tu cantidad inicial a partir del 50%, es decir la mitad, que corresponde a X.

D = 0.2 * X

Con esta fórmula calcularemos el 10% de la cantidad inicial a partir de X la cuál es la mitad de tu ingreso.

Con estas dós fórmulas podrás determinar cuanto corresponde a cada una de las causas propuestas: ahorro inversión, caridad y expansión de la Luz Espiritual.

Pongamos un ejemplo práctico. Digamos recibiste US$1000 por una venta, un negocio una transacción, lo que sea, entonces decides que quieres destinar una parte para el ahorro, otra para la caridad y otra como un diezmo. Las cantidades correspondientes serían como sigue:

30% Ahorro = US$300
10% Caridad = US$100
10% Diezmo = US$100

La cantidad total sumaría US$500 que es el 50% de la cantidad inicial recibida US$1000. Ahora supongamos que no tienes tiempo de separar cada cantidad ahora y que lo único que quieres es guardar la cantidad para luego repartirlas, de hecho es mucho más práctico crear el hábito de simplemente contar con el 50% de tu dinero y el otro 50% separarlo para los tres propósitos.

Entonces rehagamos las cuentas, recibes US$1000 separas la mitad, el 50%, serían US$500 y los guardas en una cuenta especial donde luego destinaras lo que corresponde a cada una de las causas.

Ahora tenemos US$500 dólares que hacen parte de tres destinos diferentes que ya conocemos: ahorro e inversión, caridad y diezmo. Pero cómo hacemos para saber cuanto corresponde a cada una si ya no sabemos cuanto fue la cantidad inicial, ahora solo sabemos que esa cantidad es el 50% de algo y podríamos saber cuanto sería la cantidad total inicial simplemente con agregarle el otro 50% y luego calcular cada una de la partes correspondientes, pero esto alarga el proceso, lo complica y lo peor aún es que no te ayuda a desarrollar el hábito. Entonces usemos las dos fórmulas expuestas arriba y recalculemos.

X = 50% de la cantidad inicial (en este caso la cantidad inicial es US$1000)
Por tanto X = US$500

Así el 30% de la cantidad inicial se calcula con:

T = 0.6 * X = 0.6 * US$500 = US$300

T = US$300 equivalentes al 30% de la cantidad inicial US$1000

Lo mismo aplica para saber el 10% de la cantidad inicial:

D = 0.2 * X = 0.2 * US$500 = US$100

Ahora sabemos que US$300 son el 30% de la cantidad inicial y podemos enviarla al ahorro e inversión, tenemos que el 10% de la cantidad inicial es US$100 así que enviaremos US$100 para caridad y US$100 para el diezmo.

No quiero que parezca complicado, se hizo largo por tratar de hacerlo simple y claro, pero ahora veamos lo simple y rápido que es:

Recibo una cantidad de dinero M separo la mitad, el 50% de M y listo ahi ya está, esta es la parte más importante, desarrollar el hábito de separar el 50% de tus ingresos, luego que ya quieras darle un uso apropiado, simplemente usas las dos fórmulas para saber cuanto corresponde a cada cosa y así sabrás que estás destinando tu dinero a propósitos más grandes, firmes y duraderos, que no solo te permitirán llevar una vida plena sino también multiplicar tus bendiciones.

Ahora, hay un factor importante que me gustaría aclarar, pues no será fácil para todos crear este hábito, más todavía separar el 50% de tus ingresos y vivir con el 50% restante. Aquí solo nos quedan dos opciones o reduces tus gastos a la mitad o aumentas tus ingresos el doble, pero tienes que hacer algo si realmente quieres cambiar los resultados, no puedes esperar resultados diferentes si continuas haciendo lo mismo que has estado haciendo hasta ahora, pues el futuro es lo que haces de él tal como el presente es lo que hiciste de él.

Pero no seamos tan rudos con nosotros mismos, tal vez sea cosa difícil reducir los gastos a la mitad o incrementarlos el doble, pero te propongo algo, que tal si hacemos esto: de ahora en adelante nos propondremos generar un ingreso adicional al que ya tenemos, y ¿que tal si con ese ingreso “que es adicional” empezamos a aplicar esta simple formulita? ¿no se ve tan difícil verdad? Pues empecemos entonces a trabajar por nuetra abundancia, y que mejor que aplicando estos principios tan sencillos pero tan fundamentales en el camino a la Riqueza: El Ahorro, La Caridad y El Diezmo.

Y Tú ¿estás dispuesto a Llevar una Vida Plena y Abundante?


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement