La gerencia y administración afecta el desempeño y resultados

El reciente caso del descenso del equipo de fútbol en Argentina River Plate a una categoría inferior, generó revuelo en todos los medios deportivos y público en general. Pero lo más importante, es que no todo problema de desempeño y pobres resultados se relacionan exclusivamente con los directamente involucrados, en este caso con los jugadores del equipo de fútbol, o en el caso de una empresa con la gente que atiende clientes. también la gerencia y administración tiene su cuota de participación en la obtención de pobres resultados.

Las siguientes reflexiones sobre los aspectos gerenciales y administrativos que pudieron incidir en el pobre desempeño del equipo de fútbol, podrán replicarse para las empresas y profesiones, a fin de que no se caiga en las mismas falencias.

El primer pecado grave de toda gerencia es que sufra por exceso de confianza. No hay peor situación para el futuro que ser un exitoso, que haber obtenido el triunfo, porque te confías en tus logros, y si bajas la guardia entonces tu desempeño disminuirá provocando pobres resultados, pérdida de credibilidad y alejamiento de los clientes. Siempre que el éxito llegue a tu vida, dale gracias y no decaigas en tus actividades, por el contrario, afina los objetivos, revisa si las estrategias deben ajustarse y mantén el esfuerzo para seguir obteniendo los resultados exitosos.

El talento humano es y será siempre la principal herramienta y causa de los éxitos o fracasos. Por ello, debes seguir capacitándote, en constante actualización, motivando a tu gente y empezando por ti mismo, ubicando las personas en las posiciones claves donde se sientan a gusto y encajen perfectamente, y sobre todo nunca descuidar los refuerzos, y mantenimiento. Si el talento decae, los resultados también lo harán.

Nunca busques los enemigos dentro de la casa o la empresa, porque si te dedicas a los conflictos internos, desavenencias, problemas y agresiones, lo único que lograrás es que todos pierdan, incluyendo a los clientes, y solo ganará la competencia. Los problemas que se presenten deberán resolverse profesionalmente, sin agredir a las personas y sin dejar heridas difíciles de sanar posteriormente.

Los líderes siguen teniendo un alto protagonismo en los equipos y la gente, y por ello es muy importante saber elegirlos bien, por su capacidad de convocar y movilizar a la gente, que logren integrar las necesidades empresariales con las individuales, y poder alinear los objetivos para que todos ganen.

Nunca desestimen la gestión administrativa y de la gerencia en la obtención de los resultados, posiblemente tengan un peso más importante, y si se descuidan podrá pasarte lo mismo del equipo de fútbol River d Argentina, que perdió su categoría y rumbo.

Fuente de inspiración: Daniel Ricardo Mejía – La República – Lo pecados de la alta gerencia

Advertisement