La Ley de la Atracción y la Prosperidad

La Prosperidad y la Ley de Atracción trabajan mano a mano para crear la abundancia en su vida. No puede separar la una de la otra. Si está creando prosperidad en su vida, entonces usted está usando la Ley de la Atracción para llegar a ser próspero incluso si usted no está consciente de ello.

Esto no se trata de otro sistema de marketing de los que encuentra en internet. Aunque encontramos algunas enseñanzas religiosas, la creación de prosperidad con la Ley de la Atracción no es religiosa sino más bien de naturaleza espiritual.

La Ley de la Atracción puede ser explicada tanto en las enseñanzas de la ciencia como en las metafísicas. Esta ley es un principio que estamos usando todo el tiempo, sea que estemos conscientes de ello o no.

Lo que sostenemos en nuestra consciencia está transmitiendo a la conciencia universal y regresándonos lo que enviamos. No podemos sostener nuestros pensamientos sin liberarlos. Nuestros pensamientos son actos eventuales que están hechos de ondas de energía que salen y luego regresan. De esta manera, estamos creando nuestra propia realidad.

Cuando nos enfocamos en una vida de necesidades y pobreza, una vida de escaséz, nosotros estamos enviando estas vibraciones a la consciencia universal quien nos la regresa de nuevo. Si nosotros estamos viviendo en un estado positivo, enviamos señales que resuenan en una frecuencia más alta, y el universo responde a esa frecuencia. Nuestra recompensa es a abundancia, más de lo que nos hace llevar una vida próspera.

La Ley de la Atracción está bien documentada dentro de la ciencia.  Es una teoría muy real, que se ha demostrado no solo su existencia, sino que trabaja para crear nuestra realidad. Existe una evidencia más detallada disponible, dentro de la documentación científica en la física cuántica, pero esta explicación es todo lo que alguien necesita saber al respecto por ahora.

La Prosperidad es una mentalidad de acción. Empieza en la mente como un pensamiento. La prosperidad puede ser definida como riqueza, abundancia, dinero, plenitud y mucho más. No importa si usted se enfoca en la palabra “prosperidad” o en la palabra “riqueza” lo que necesita es entrar en un estado de consciencia de ser próspero. Es lo positivo, el enfoque mental que hace la diferencia entre su opuesto “escaséz”.

Puede ayudarle darse cuenta que la escasez no es real, excepto en su sistema de creencias.  Si usted no cree que puede ser próspero, entonces usted experimentará la escasez. Estos son estados de conciencia con la que nos involucra la Ley de la Atracción, regresándonos lo que enviemos.

… Merecemos ser prósperos, viviendo nuestras vidas abundantemente. … Algunas veces no creemos que merecemos las cosas buenas en la vida por varias razones. Esto no es porque la Conciencia Universal nos dijo que no fuéramos dignos de la abundancia. Estas ideas de escasez y de no merecedores provienen de nosotros. Esto es lo que nosotros nos decimos cuando estamos experimentando una vida queno es digna de vivir.

Pudimos haber sido enseñados que no merecemos una buena vida, aún nosotros somos los que mantenemos esta idea viva cuando arrastramos este pasado hasta el presente, llevando nuestras vidas de esta manera.

Nos corresponde a nosotros dejar el enfoque negativo y abrazar el positivo. Todos nosotros merecemos ser felices y prósperos. La prosperidad no está reservada para unos pocos como algún secreto que ellos encontraron. De hecho, mantener un secreto como la Ley de la Atracción teniendo el poder de traer prosperidad no es posible. Lo semejante atrae lo semejante. Empiece a crear un estado de conciencia que refleje abundancia y usted empezará a llevar una vida de prosperidad.

… Su recompensa se multiplicará y le sorprenderá.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement

  • Rocio

    Muy interesante el articulo que tiene aqui..felicitaciones por ello.
    Me gusto mucho y creo que tiene razon en la ley de la atracción..

    Att.

    Rocio.