Ley de Oferta y Demanda

El Universo siempre busca el equilibrio, lo que alguien produce o inventa, alguien lo necesita. Si tienes una idea sobre algo, es porque hay personas que se van a beneficiar con esa idea.

Comprender bien la Ley de Oferta y Demanda, te permitirá llevar a cabo con seguridad cualquier plan o idea que no hayas realizado por que a tu parecer no es algo popular o algo que a otra persona le interese. Con el internet es sorprendente la cantidad de información que encuentras, y estoy seguro que cuando necesitas saber sobre algo, no vacilas ni un instante en buscarlo en internet. Lo mejor de todo es que casi siempre encontramos lo que necesitamos. Esto es así, porque en estos momentos hay alguien en algún rincón del planeta haciendo o aprendiendo o enseñando algo que otra persona está necesitando. Incluso si decidieras escribir sobre tu vida personal, estoy seguro que habrá alguien interesado en leerla. Si quieres haz el ensayo.

Ahora, cómo podemos sacarle provecho a esta Ley. Bueno lo primero que quiero que tengas claro, es que te saques la idea de que tienes que hacer algo que esté de moda o algo que “dé más plata” para poder tener Éxito. Pues esto es algo egoísta, estás privando al mundo de tus talentos. Debes creer en ti y en tus capacidades. Debes saber muy bien que tienes un don único que unicamente tú puedes aportarle al mundo, si otro lo hace no lo hará tan bien como tú. Si haces otra cosa diferente a lo que dictan tus talentos, es posible que tengas éxito, pero no lo harás tan bien como harías eso que tanto te gusta. Lo que sucede es que llevas ya un tiempo desarrollando ciertos talentos y por ello tienes más ventaja que otros en esa área particular. Si decides hacer otra cosa, tendrá que pasar un tiempo para desarrollar la maestría necesaria que te convierta en un experto, pero de seguro que ya has desarrollado alguno que otro talento.

Lo importante a la hora de poner esta Ley en acción es que te liberes del egoísmo y dejes de pensar en ti mismo, reemplaza este pensamiento por el pensamiento de servir, de poner a disposición del mundo ese producto o servicio que solo tu tienes para brindarle. Quizás te interese leer el artículo “El Servicio a la Vida” no entres en esa conciencia de competencia, ya que cuando estás prestándole ese servicio a la Vida, solo tu y unicamente tú puedes prestar ese servicio. Tal vez hayan otras personas ofreciendo lo mismo que tu, pero te pregunto ¿Es exactamente igual a lo que tu ofreces?. Miremos por ejemplo la ropa, de seguro hay muchas marcas en el mercado, pero ¿todas son iguales? Seamos más específicos, una línea de ropa, que tal camisetas deportivas. Podrías tener un diseño único que va a atraer un cierto número de compradores, pues si a ti te gustó el diseño es muy probable que hayan otras personas en el mundo que compartan el mismo gusto, ahí ya tienes tu mercado. Lo mismo sucede con las otras marcas, cada una ofrece un color y un diseño en particular, y hay grupos de personas con gustos particulares. Esto no falla, hay conciencias colectivas, hay grupos de personas que comparten intereses, gustos, y disgustos. Y esa idea que tienes en mente, debes estar seguro que hay alguien que la necesita.

No pierdas tu esencia, tu individualidad, no trates de hacer algo solo porque a los demás les dió resultado. Si ves que alguién alcanzó el Éxito a través de la Música, no digas “Me voy a dedicar a la Música porque allí si hay plata”, en otras palabras, no migres de profesión, más bien dedícate con esmero a perfeccionar tus talentos para que se los ofrezcas al mundo y a su vez el mundo te ofrecerá los suyos. Esto no es una creencia mística ni ninguna supersticción, es parte de la “Ley de la Vida” la misma que ves a tu alrededor y gobierna todas la cosas.

En conclusión, perfecciona tus talentos, en lugar de buscar los talentos ajenos, miremos actualmente el Arte o la Literatura, no son profesiones populares por así decirlo, y no es muy común encontrarte con alguien que aspire este tipo de profesiones, y ¿sabes por qué? porque muchos decidieron que eso no les va a dar el dinero que quieren. Pero lo que no saben es que hay personas que están alcanzando grandes riquezas en estas profesiones, ¿Será que tuvieron buena suerte? No lo creo, debes desechar esa palabra de tu vocabulario, ya que somos el resultado de nuestras acciones, así como las acciones son el resultado de nuestros pensamientos.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement

  • Atilio Petrocelli

    Saludos, desearnos Prosperidad entre nosotros es como llover sobre mojado. Tus reflexiones son exactas, sorprendentes en su expresión, debes de tener la virtud de la palabra y de la escritura. Si, en efecto la “Oferta y la Demanda” que está expresada aquí en tu artículo, no es la misma oferta y demanda que se usa en el comercio. Somos energía electromagnética, y ésta energía es la que se ofrece y es la que demanda atracción, entonces podemos comprender cómo las leyes naturales nos asisten en nuestro complemento de vivencias cotidianas. Actuamos como emisores electromagnéticos y receptores, por eso es que hay que tener mucho cuidado con nuestros pensamientos que son impulsos electromagnéticos. Atraemos y repelemos nuestras oportunidades, según así estén cargados de energía magnética nuestros pensamientos. Penetrando más en tu reflexión nos encontramos con nuestro propósito de vida, cada ser humano viene a éste mundo a desarrollar, a ejecutar un propósito divino,sea creyente o no, cada ser humano está dentro de los designios de su Dios, y no hay ningún ser humano que se quede por fuera de ese programa divino. El “secreto” está aquí, pero las personas han preferido comprar el libro, si la persona logra tomar como su paradigma su propósito de vida, no puede tener fracasos, ni derrotas, ni pobreza en su situación actual de vida. Las personas en el transcurso de su vida tienen muchos planes, pero Dios ya tiene un Propósito para cada persona, que tiene que desarrollar en su vivencia, ahora, en este momento. Por eso cada quien tiene que esforzarse por desarrollar sus talentos, sus virtudes, porque las virtudes son dones divinos, y en la misma medida en que se desarrollan los talentos se van adquiriendo las virtudes. Muchas personas pasan toda su vida haciendo planes, experimentando situaciones, inventando cosas para sobrevivir el día a día, y nunca encuentran sosiego, tranquilidad, armonía, alegría y paz, porque no han realizado su propósito de vida, tienen que hacer ésta pregunta a su Dios: ¿Señor, Cuál es mi Propósito ?