Meditación para obtener abundancia

Ya todos sabemos, que la forma más efectiva de cambiar nuestros pensamientos y vibraciones, es el encuentro con nosotros mismos. La manera más profunda de encontrarnos con nosotros mismos es la meditación.

Existen muchas formas de meditar, y no puede decirse que una u otra sea más efectiva, sino que se deberá entrenar la mente, para que cualquier tipo de meditación que elijamos, ingrese a niveles más profundos a medida que perseveramos en la práctica.

Es prácticamente indescriptible la sensación que provoca una sesión de meditación, pero quienes lograron llegar al estado meditativo, coinciden en el placer, paz y bienestar que brinda la quietud de la mente por tiempos determinados. Pueden ser segundos, minutos y hasta horas. Pero es preciso practicar y alcanzar al menos unos segundos de estado meditativo, para sentir la simpleza de la felicidad y la calma interior.

Cuando consigamos acallar la mente por un tiempo, es decir, logremos que ningún pensamiento colme nuestra calma mental, estaremos preparados para pasar de una meditación pasiva, a una meditación activa. Si bien, no es sencillo llegar a tener la mente en blanco, ya que los pensamientos suelen aparecerse, es fundamental que nuestra mente los deje pasar y no se pierda en ningún momento de la meditación, su objetivo: la tranquilidad mental.

Cuando hayamos practicado por un tiempo, la técnica de aquietar la mente, será el momento, de que nuestro cerebro comience a trabajar para nuestro bienestar y para alcanzar nuestros objetivos.

Existen meditaciones para cada necesidad, y si no hallamos, la indicada para nosotros, podremos elaborar la adecuada; siempre en tiempo presente y afirmativamente.

La meditación para la abundancia es solo un fin. Pero puede meditarse sobre cada cosa deseada y efectivamente, no importa cuanto tiempo nos lleve, lo deseado aparecerá en nuestra vida. Sólo harán falta dos componentes más: perseverancia y confianza en que así será, o mejor dicho, en que así es, porque debemos creer que nuestros anhelos ya están siendo cumplidos, en este preciso instante.

Ahora, a trabajar sobre la abundancia!

Meditación para obtener abundancia

Cuando entremos al estado meditativo, con la técnica elegida (si aún no has meditado nunca, busca en este sitio, encontrarás diversas técnicas), imaginaremos un hogar, lleno de abundancia, confort, bienestar. Una casa espaciosa, llena de muebles de nuestro gusto. Iluminada, perfumada con nuestro aroma predilecto, serena y acogedora. Disfrutaremos de cada ambiente. Nos recostaremos mentalmente en la mullida cama y recorreremos cada rincón.

Ahora saldremos de nuestro hogar, y veremos el vecindario en un día soleado. Sentiremos el aroma del lugar, transitaremos las calles y visualizaremos nuestro hogar visto de afuera, con cada una de sus ventanas, puertas y demás componentes.

Nos encontramos con agradables y sociables vecinos y sentiremos la armonía del lugar soñado, agradecidos por haber logrado todo aquello que deseamos, felices y conformes con nosotros mismos.

Todo lo que vemos es abundancia.

Abundancia económica, abundancia de felicidad, abundancia de colores, de aromas agradables. Abundancia de felicidad.

Una vez que hayamos visto la abundancia de todo nuestro alrededor y de nosotros mismos, podremos realizar las siguientes afirmaciones:

  • La abundancia es mi estado permanente. Agradezco vivir en abundancia.
  • Soy feliz y próspero.
  • El éxito económico y social es natural en mí.
  • Soy rico en consciencia, en sabiduría y en economía.
  • Las riquezas fluyen en todos los aspectos de mi vida.
  • Soy abundante, todo en mi vida es abundancia.

Mereces ser una persona abundante, pero necesitas trabajar para ello. No lo postergues, comienza hoy mismo con tu meditación sobre la abundancia.

Advertisement