Mentira No. 1 — La Gente Rica se Enriqueció Porque son Deshonestos

Toda mi vida quise ser rico:  tener la libertad financiera para poder pasar mis días haciendo lo que me gusta… con la gente que quiero… y en los lugares que me hacen feliz.

Pero durante muchos años yo creía que sólo podía tener éxito en los negocios a costa de alguien más. Y como buen Cristiano, no podía hacerlo. Durante los primeros veinticinco años de mi vida, creía que Dios no quería que yo tuviera dinero… que no había suficiente para todos… y que la única forma de subir la escalera del éxito era pisando a otro.

Yo no tenía ni idea de que estas creencias limitantes eran comunicadas en forma sutil a mi subconsciente y reforzadas subliminalmente cientos de veces al día.

Nunca se me ocurrió pensar que había una razón por la cual la gente rica era presentada como egoísta, tacaña y corrupta en los medios… en el salón de clase… en la iglesia, y en la cultura popular. Y nunca puse en tela de juicio la lógica subyacente, la cual es:

“Como la existencia de riqueza está limitada por el suministro de recursos físicos (tierra, petróleo, gas, minerales, etc.) adquirir más de lo que te toca es incorrecto y egoísta…”

Así es que me entretenía viendo a la gente rica intrigante y egoísta en los shows de TV como Dallas, Dinastía y A Christ Carol.  Y me cautivaba ver las payasadas de los medios acerca del escándalo de Patty Hearst y el juicio de OJ Simpson. Todo esto orquestado para complacer la noción subconsciente ampliamente aceptada de que el dinero es malo y que los ricos viven en complicaciones y en la maldad.

La idea de que la riqueza es finita, y que el aumento de riqueza para uno resulta en la reducción de la riqueza de otro parece lógica a simple vista, pero es burdamente falsa. Nada podría estar más alejado de la verdad!

¿Quiere pruebas?  Considere lo siguiente …

En los años sesenta, setenta y ochenta existía preocupación por el exceso de población, ¿correcto? Hasta en los países más ricos, las autoridades nos prevenían acerca de que el crecimiento de las ciudades agotaría la tierra de cultivo disponible para alimentar a la población.

Han pasado varias décadas y ya no se oye hablar mucho del aumento de la población, ¿verdad?

¿Por qué?

La razón es muy simple.  En 1967, se necesitaba 27 kilómetros cuadrados de tierra para alimentar a una sola persona. Esa es un área del tamaño de un pueblo de 40,000 habitantes. Actualmente, la tecnología ha reducido esa cifra a sólo 2 kilómetros cuadrados. Y preste atención … Existe ahora la ciencia que permite reducirla a sólo  36 metros cuadrados –el área de la superficie de una casa pequeña.

Uno podría creer que esto podría ser noticia de primera plana, pero no es así. Los periódicos tienes más malas noticias que informar que  coinciden con las creencias de escasez que  dominan a la sociedad.

En realidad, los avances de la  tecnología y el sistema de libre empresa están incrementando continuamente el suministro de recursos. Los recursos naturales del mundo son virtualmente ilimitados!

Dios nos hizo a su imagen y semejanza, con una inteligencia creativa capaz de producir una cantidad infinita de cosas que necesitamos.

¿Quiere más pruebas?

En 1972, el Club de Roma, un grupo de funcionarios de gobierno y otros intelectuales de veinticinco países pronosticaron que  con el crecimiento de la población mundial al 2% anual el mundo agotaría su oro para 1981… el mercurio para 1985… el estaño para 1987… el zinc para 1990… el petróleo para 1992… y el cobre y el gas natural para 1993.

De acuerdo con su muy difundido informe Los Límites del Crecimiento, para el año 2100 el mundo estaría condenado a la extinción.  La única solución era tomar medidas drásticas para reducir el crecimiento de la población.

Lo que el Club de Roma subestimó ampliamente fue el poder de  la inteligencia creativa para aumentar la eficiencia con la cual buscamos, extraemos, procesamos, transportamos y usamos las materias primas. Esto sin mencionar nuestra sorprendente habilidad para descubrir nuevos y mejores recursos con los cuales trabajar.

¿Ve por qué le digo todo esto? ¿Está comenzando Ud. a captar el punto?

Si Ud. quiere un pedazo más grande de pastel, no hay por qué mentir, robar o engañar. Prepárese otro pastel!

Esta es la verdad. La mayoría de la gente cree que deben lograr la riqueza principalmente para su propio beneficio.  Pero esta es una visión dema-siado estrecha. Dios quiere que Ud. sea rico porque un aumento en la riqueza de USTED casi siempre representa un aumento aún mayor de la riqueza de la sociedad.

Así es que por qué a tanta gente le gusta ver a los ricos pintados como infelices, superficiales y deshonestos? La razón es simple. Les da a ellos la excusa por su propia falta de iniciativa. Ellos pueden pregonar que la razón por la cual ellos no son ricos es porque no quieren rebajarse a serlo.

¿Ve Ud. ahora por qué esta creencia torcida acerca de la riqueza sabotea sus esfuerzos para conseguirla?

En realidad, las circunstancias de su vida permanecerán siempre acordes con sus creencias de quién es usted… de lo que es capaz de hacer… y de las recompensas que Ud. merece. Hasta que Ud. identifique las ideas falsas que sin darse cuenta ha llegado a aceptar acerca de qué tipo de persona debe llegar a ser para volverse rico, la riqueza le eludirá y no podrá alcanzarla.

Y eso es la forma que le gusta a su gobierno.  Una persona rica y sofisticada que puede hacerse cargo de sus propias necesidades es exactamente el tipo de persona que su gobierno detesta. Es más fácil controlarle si usted
es una persona necesitada y dependiente.

La Iglesia tampoco quiere que Ud. tenga éxito.  ¿Cuánta guía y apoyo necesita la gente feliz, libre de culpas y auto-suficiente? Es mucho más fácil manipularle para que contribuya más limosnas cuando reza implorando redención, perdón y un nuevo trabajo.

Y así las mentiras se perpetúan generación tras generación…

En su copia personal de La Nueva Ciencia de Hacerse Rico aprenderá una nueva y poderosa forma de pensar que borrará estas creencia limitantes, y le permitirá finalmente comenzar a manifestar la vida próspera que Dios le tenía reservada a usted.

La Nueva Ciencia de Hacerse Rico — Descubre las 7 Mentiras que te Mantienen en la Pobreza


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement