Mi Lista de Deseos

Desempolvando algunos libros y recordando algunos principios básicos de la Ley de Atracción, me he encontrado con esta simple instrucción de cómo utilizar la Ley de Precipitación para obtener todas las cosas que deseamos. Estamos acostumbrados a pensar que el dinero es quien puede comprar estas cosas y casi que programamos nuestras mentes para pensar que la única manera de obtener algo es con dinero.

Al Activar la Ley de Precitipación en cualquier cosa que deseemos nos damos cuenta que el dinero es solo un símbolo, un elemento, un medio, pero jamás puede ser el fin, de otro modo nos convertimos en sus esclavos. Estos simples pasos que nos enseña Conny Mendez pueden ser aplicados por cualquier persona, desde un niño hasta un anciano, desde un santo hasta el más “pecador”, son principios universales, leyes inmutables que todo el tiempo están funcionando. Desde hace un tiempo me he acostumbrado a la idea que lo que necesito puede llegar a mis manos sin tener que pasar por el dinero y he notado una aceleración en mis proyectos, pues ya no están limitados por el elemento dinero. Es simple atracción directa de lo que deseas, deja que los canales se acomoden de acuerdo a la Armonía Divina, deja que la Vida y el Universo conspiren, como dice un amigo, pero pon a funcionar estas leyes, porque están activas todo el tiempo.

Solo inténtalo, solo pruébalo, sigue los pasos que da Conny Mendez y en unos días te sorprenderás de lo que veas. No te distraigo más y te dejo aquí los pasos para construir tu “Lista de Deseos” como me gusta llamarle. Solo queda en tus manos experimentar con esta simple Ley, determinar si funciona o no depende de ti:

Te Regalo Lo Que Se Te Antoje

  1. Escribe en un papel, y en orden de importancia para ti, todas las cosas que tú deseas y sin temor de pedir demasiado, pues la fuerza que te voy a dar a conocer no sabe de limitación.
  2. Lee tu lista al despertarte y antes de dormir.
  3. Piensa a menudo en tus deseos. Goza imaginándolos, y siempre que los recuerdes di: ―Gracias Padre que ya has dado la orden de que me sean conferidos!
  4. No le cuentes a nadie lo que estás haciendo. Esto es muy importante porque si lo comentas con alguien, se disipa toda la fuerza y no verás realizados tus deseos. Eso es todo. Ahora…

Para mayor satisfacción tuya, sé espléndido contigo mismo. No digas en tu lista que deseas una casita “aunque sea chiquitita…”. Pídela del tamaño que te convenga y te agrade plenamente. Si es dinero, menciona la suma, si es trabajo indica qué clase, el sueldo al que aspiras, las condiciones y la localidad más conveniente para ti.

En tu primera lista pon cosas sencillas para que te vayas acostumbrando tú mismo a ver caer y ocurrir maravillas, pues como jamás has hecho esto, no vas a creer que sea posible, y te advierto que esta duda te puede costar el que no veas lo que has pedido. Es natural que te vengan dudas y desconfianza porque la idea es muy nueva para ti. Pero cuando sientas escepticismo, pesimismo, etc., saca tu lista, reléela y da las gracias de nuevo. El dar las gracias por lo que aún no se ha visto es la forma más positiva de manifestar la fe. Lo recomendó Jesucristo en varias ocasiones, como tú recordarás, notablemente antes de alimentar a cinco mil personas con cinco peces y cinco panes, cuando miró hacia el cielo y dio las gracias en el momento de partir el primer bollito de pan.

Ah…, te va a sorprender que cada vez que leas tu lista, primero vas a tener que tachar algunos puntos porque ya se te habrán realizado. Entonces tendrás que hacerla de nuevo, poniendo otros puntos en los lugares más importantes. No te preocupe esto. Es natural, a todo el mundo le ocurre. Lo que sucede es que tu Yo Superior te va indicando que muchos de estos deseos están ya al alcance de tu mano, mientras que hay otros que no lo están tanto.

Ah…, no te pongas a “jurungar” respecto a la manera cómo se te van a dar porque esto es contraproducente. La Gran Fuerza Espirtual está más allá de tu comprensión humana. Acepta lo que te da con gratitud, no la interrumpas ni la cohíbas, y sobre todo, no se te ocurra pensar o decir o exclamar cuando veas tus deseos realizados: “¡¿Cómo va a ser?! ¡Esto no parece posible! Si lo que parece es que todo esto se iba a realizar de todas maneras! “¡NADA DE ESO!! Lo que pasa es que la Gran Fuerza Espiritual (cuyo nombre verdadero, entre paréntesis, es “La Ley de Precipitación”) es completamente impersonal y coloca sus dones en los lugares más armoniosos, más naturales, aprovechando los canales ya establecidos en tu propia vida. A ella no le interesa el exhibicionismo ni la sorpresa. Sólo cumple con su cometido de darle lo que tú pidas, donde mejor convenga.

“PIDE Y SE TE DARÁ; BUSCA Y ENCONTRARÁS; TOCA Y TE SERÁ ABIERTO”. (Mateo 7, 7 a 11).

Extraído libro Metafísica 4 en 1 de Conny Mendez


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement