Pensamiento positivo con el efecto marco

Ya todos sabemos que el pensamiento positivo es capaz de modificar nuestras vidas y llevarnos a vivir de una manera feliz. Pero lo que muchas personas desconocen, es la manera de modificar los pensamientos negativos, que en la mayor cantidad de casos, son predominantes.

El efecto marco, es una técnica psicológica que se viene implementando hace varios años en áreas como la economía, la política, la medicina y el marketing, entre otras. Los psicólogos Amos Tversky y Daniel Kahnerman, han sido los encargados de llevar al efecto marco a la popularidad, demostrado mediante experimentos científicos, que la técnica es totalmente efectiva.

Dicha técnica demuestra, como la forma en la que se presenta una información determinada, incide en las decisiones.

En la técnica del efecto marco, se presenta a las personas una información o tarea, expresada en un marco positivo y otra totalmente idéntica, pero formulada semánticamente desde un marco negativo. El efecto marco, es entonces, la variación de respuestas que producen las personas, de acuerdo a la información o tarea que se les presente, en un marco positivo o negativo.

En algunos test realizados, los psicólogos han podido demostrar que mediante diferentes frases similares, pero con connotaciones diferentes, las respuestas sobre estrategias de prevención de enfermedades se modificaban.

Tomemos un ejemplo del test realizado:

Se les presenta a los voluntarios del test un problema: 600 personas afectadas de una enfermedad.

Solución:

  1. Salvar 200 vidas.
  2. 33% de probabilidades de salvar a todas las personas, mientras que existe un 66% de no salvar a nadie.

Ante estas dos soluciones, la mayoría de los voluntarios, el 72%, elige la opción número uno.

¿Pero que sucede cuando la información se presenta de otra manera?

El mismo problema: 600 personas afectadas de una enfermedad.

Solución:

  1. Dejar morir a 400 personas.
  2. 33% de probabilidades de que no muera ninguna persona, mientras que existe un 66% de que todas mueran.

Al presentarse la información de esta manera, el 78% de los voluntarios, optó por la segunda opción.

Al emplearse un lenguaje diferente y dependiendo de la connotación, las personas tendemos a optar, en los casos de connotaciones positivas, por la opción segura. Y en los marcos con connotaciones negativas, evaluaremos el riesgo.

Esta técnica es aplicable a muchas áreas profesionales, pero también a nuestras vidas.

Entonces ¿Qué pasaría si utilizamos esta técnica para generar nuestros propios pensamientos positivos? Si en vez de pensar: no tengo suficiente dinero, pensamos: tengo dinero para… Esa es la forma en que podemos comenzar a crear el hábito del pensamiento positivo. Realizando connotaciones diferentes a nuestras quejas, buscando antónimos para generar nuestras oraciones y buscando siempre, la manera de decirnos a nosotros mismos que cualquier problema o adversidad, significa oportunidad.

Advertisement