Primero el Deseo y después la Visualización

No se trata en este momento de entrar en una competencia entre el aparto emocional y el racional de las personas, o si es más importante el sentimiento que el pensamiento, pero si se puede analizar la secuencia más efectiva y razón de ser las cosas. Es cuestión de orden, que vaya primero el deseo y después la visualización mental. Aunque se podrían mentalizar las actuaciones antes de desearlas, no te llevarán a buen puerto, porque los objetivos no obedecerán al deseo y real necesidad interna, sino a justificaciones lógicas y buenas prácticas y modales.

Siempre la chispa ha antecedido a la llama, y a la intensión se le ha otorgado una importancia inusitada en los resultados posteriores. No por nada se insiste tanto en la motivación e incentivo de las personas, en la importancia de la pasión para realizar
tus actividades, sean las que fueren. Recuerda que la mente te la puede reemplazar el ordenador pero difícilmente lo podrán hacer con tus emociones. No se trata de que sean más complejas o no, sino que son más auténticas e impredecibles, le dan vida y  relevancia a las actuaciones, y son trascendentales en las relaciones y su desarrollo. Te dan diferencia y relevancia.

El aparato emocional, aunque un poco menos estudiado que el racional, sirve mucho más en épocas en donde la información se excede por doquier, la toma de decisiones se vuelve más compleja, y se requiere acudir a fuentes como la intuición, para salvarnos en esos momentos. Un cliente decide muchas más veces de acuerdo con lo que siente y desea que por lo que le conviene, un emprendedor de nuevos negocios se lanza al mercado más por su palpito que por su certeza en los resultados, el grado o desagrado entre las personas se cobijan por los sentimientos e impresiones, y así podríamos seguir con todo en la vida.

Expresa un deseo y tus sueños contarán con el impulso necesario para llegar bien lejos. Cuando existe el deseo, el camino se podrá labrar con mayor entrega y decisión, estarás más preparado para enfrentarte a los retos y decepciones, y sacarás la fuerza de donde sea para llegar más adelante. Todo lo que se visualiza con el deseo se verá a colores y no en blanco y negro, atraerás las fuerzas de tu entorno para que te apoyen en tu empeño, y le darás prioridad sobre todas las cosas. Por ello, la familia y la pareja son prioridades en nuestra vida, porque nacen y se nutren de las emociones. Recuerda que si quieres llegar lejos, debes poner primero el deseo y luego la visualización.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement