La ignorancia financiera

No conocer sobre la reglas básicas de las finanzas y los factores que afectan el riesgo monetario, es igual que si deseamos realizar un viaje pero sin saber a donde ir o si queremos preparar un ponqué sin saber cuales son los ingredientes básicos que se involucran en su conformación. Es querer caminar a oscuras en una zona llena de huecos y peligros, con los ojos cerrados, creyendo que tendremos oportunidad de salir bien librados de la situación.

Lo mismo ocurre en el campo financiero, debes iniciar por mantener actualizado tu estado de ingresos y egresos. De un lado, detallar todos los ingresos por concepto de salarios, ventas, inversiones, rendimientos, honorarios; y de otro lado, registrar los diferentes egresos o salidas de dinero, como los gastos del hogar, servicios, estudio, préstamos, vivienda, entretenimiento, viajes, renta, servicios de telefonía, comida, revistas, tiquetes.

Contar con la radiografía es el primer paso para diagnosticar el problema y proponer la solución y medicinas para mejorar en la salud. de igual forma la radiografía financiera es el primer paso para hacer que el dinero rinda más, se logren mejores inversiones y se abran las puertas a la prosperidad.

A partir de la situación actual, se desarrollan los planes de acción de los negocios, de las personas y de las finanzas. Tener un punto de partida y un punto de llegada, son los aspectos básicos y mínimos para luego delinear el plan y las estrategias de actuación. En el caso de las finanzas será encontrar las formas de incrementar los ingresos y reducir los gastos, formas ingeniosas y de rutina diaria. Ingeniosas como emprender un negocio lucrativo o la compra y venta de productos, de rutina diaria como cotizar antes de comprar para ahorrar dinero o reducir aquellas compras que no te generan real valor.

En todo aspecto de tu vida podrás encontrar formas de utilizar mejor tu dinero, como en la compra absurda de regalos entre familiares que por lo general nadie queda satisfecho, y en vez de ello podría sugerirse eliminarlos o reducirlos al máximo. También aplica en la compra de automóvil, con la búsqueda de la oportunidad del momento, aquel que sea más económico en el consumo de gasolina, y no intentar adquirir el carro más llamativo simplemente para descrestar a los demás.

La ignorancia financiera o el olvido financiero, son sinónimos y malas prácticas que te pueden llevar a la quiebra, al desorden, a asumir costos innecesarios, no poder ahorrar, no contar con capital para realizar logros superiores. No desestimes la importancia de seguir cultivando tu conocimiento financiero, aprendiendo, modernizando tus conceptos, recibiendo experiencias de otros sobre sus formas de ahorrar, actuar y proceder en el campo económico.

Fuente inspiración: Margaret L. Good – Financial Literacy Quotient

Advertisement