Los Gastos Innecesarios

El mal manejo de las finanzas tarde o temprano tendrá una relación con los gastos innecesarios. Aquellas compras que no debías haber adquirido, los gastos que realizas y no te das cuenta en qué y cómo los realizaste, endeudarte por encima de tus posibilidades, gastar más de los ingresos, comprar por conveniencia o por imitar a terceros, ser vicioso y gastar en actividades insólitas, es decir gastar y gastar sin límite ni planeación previa.

Si los ingresos fueran infinitos e ilimitados, tal vez la incidencia del gasto no fuera tan notoria en la administración de las finanzas, pero como no lo es así, deberás empezar por las bases mínimas, que indican que la organización, disciplina, planeación y ahorro, son fundamentales para que tu prosperidad financiera se alcance.

La cultura del ahorro no solo se aplica para la inversión, sino para el gasto, porque siempre se podrá hacer una compra más inteligente, logrando mayor descuento, haciéndola en el momento oportuno, en la cantidad mínima adecuada, con las mejores garantías y calidad para que dure más tiempo. El gasto se puede realizar con ahorro, en la cantidad que se necesite, sin generar desperdicio, con la utilidad que se espera y al menor precio de mercado.

La planeación del gasto evitará que tomes acciones de compra precipitadas, mantengas unas prioridades de gasto bien definidas para que no se desvíe el dinero en otras cosas, cuentes con el control sobre lo que puedes gastar y de esta forma supervisar que no se realicen incrementos fuera de lo normal, y de todas forma dispongas de un presupuesto para emergencias y contingencias que se pudieran presentar.

La disciplina es un buen hábito que te da garantía de propósito y de cumplimiento de los compromisos. No se justificaría que contando con una planeación financiera, no le hagas caso, y despilfarres el dinero en actividades no programadas y simplemente por la emoción del momento. Si eres disciplinado en gastar, lo serás en ahorrar, y en tu vida diaria.

La organización financiera implica que los gastos sean realizados de acuerdo con una secuencia lógica, en donde lo importante siempre deberá ir de primero, como el pago de los servicios, la educación, la comida y la vivienda, y todas aquellas cosas relacionadas con las necesidades básicas e indispensables, que no dan lugar a espera no postergación del gasto. Las actividades de entretenimiento siempre podrán ir después, si es que queda algún remanente de dinero.

Recuerda nunca gastar en cosas o actividades innecesarias, porque te desorganizarás de tu planeación, se generará un caos y desorganización en los egresos. Dejarás de hacer o de pagar cosas más importantes y urgentes, nunca podrás ahorrar, te la pasarás endeudado y pagando intereses, y no podrás llegar a la tan anhelada libertad financiera.

Advertisement