Tips para ahorrar

¿Por qué nos cuesta tanto ahorrar? Pareciera que es cuestión de cultura, de educación financiera y de deseo de hacerlo. Es más común ver en los países desarrollados, la cultura del ahorro, la realización de los viajes a partir del ahorro y no como resultado de la financiación y del crédito.

Tal vez nos encontramos en un momento en donde la sociedad y su gente están acostumbradas a obtener las cosas rápido, a no disponer de tiempo de espera, y el logro de las cosas paulatinamente con el tiempo y fruto del esfuerzo. Por el contrario, todo lo queremos en forma instantánea e inmediata.

La educación financiera debe comenzar en el colegio, apoyados por los mismos Bancos, dentro de su labor de compromiso social, tal como lo está haciendo el Banco Español BBVA en España y en México. Para enseñarte que puedes lograr el hábito del ahorro, si te decides a hacerlo, eres organizado y le pones empeño en tus objetivos.

Nada en la vida podrás lograrlo con éxito, sin la suficiente pasión y ganas. A las malas y por obligación, no se alcanza nada importante. En cambio, si eres un convencido del ahorro y esperas obtener algo importante por este medio, el hábito se realizará sin mayor traumatismo. El ser humano es tan complejo que no es más que le obligues a ahorrar, para que le den ganas de gastar. Pero si le convences con argumentos y le muestras el placer y bienestar que se alcanza, se lograrán realizar esfuerzos que antes eran inimaginables.

Si no defines el objetivo a alcanzar y no organizas tus recursos para que apoyen los resultados, el ahorro no resultará de la planeación sino de la suerte, del incentivo momentáneo y no de un comportamiento conciente y programado. No esperes a obtener las grandes sumas del ahorro de la noche a la mañana, sino de la constancia y disciplina que se forja y surge con el ahorro de las pequeñas cantidades, de los centavos y los pesos.

Si ubicas el ahorro como un fin, no encontrarás en ello la suficiente motivación para realizarlo. Pero si en vez de ello, el ahorro lo concibes como un medio para alcanzar lo que más te gusta, sea un viaje, un proyecto, la compra de un vestido, asistir a una conferencia internacional, o simplemente darte un premio bien merecido, entonces empezarás a ver como la motivación te permite realizar los pequeños y más grandes esfuerzos del ahorro del dinero. Porque la motivación te da el motivo y la energía suficiente para lograr lo que te propongas.

Cultiva la disciplina y no te dejes desviar de tu empeño por el ahorro. No importa si llueve o relampaguee, te debes mantener en tu meta de destinar una parte del ingreso para guardar y poder gastarlo en el futuro. Eso si deberás ponerte metas realistas y que puedas cumplir, y que se ajusten a tus ingresos y gastos fijos para atender tus necesidades. Sin que te des cuenta, lograrás acumular un ahorro importante a partir de pequeños montos iniciales.

Fuente inspiración: programa educación financiera BBVA Bancomer

Advertisement