Un poco de Inteligencia en la Inversión

Si deseas tener prosperidad financiera, algo de inversión deberás realizar, y algo de inversión bursátil y de mayor riesgo deberás considerar en tu portafolio. Mantener el dinero en una cuenta de ahorros bancaria tradicional, no será precisamente la manera de aumentar tu capital.

Lo primero que debes hacer es poner en blanco y negro tu estado financiero, y ganar conciencia que si tienes deudas, es lo primero que deberás pagar, porque no se justifica desde ningún punto de vista realizar inversiones por cuenta de financiaciones que con seguridad son más costosas, o dejar de pagarlas por buscar el ahorro.

Recuerda que inteligencia financiera es entender que el crédito siempre es más costoso que lo que obtienes en las inversiones, por atractivas que parezcan, porque el interés del crédito está determinado mientras que lo que se puede obtener en la inversión es relativo y variable, en especial cuando la expectativa es alta.

Si ya tienes saneada y eliminadas tus deudas, es el momento de empezar a pensar en la inversión financiera. Alternativas las puedes encontrar dentro de los productos bancarios cuando corresponden a depósitos estructurados o combinados, que incluyen una parte del capital a tasa fija y otra parte del dinero a tasa variable invertida en los fondos de valores y acciones, mercados especulativos y hasta el mismo forex o mercado de divisas.

Dentro de todas las alternativas de inversión, las que más te pueden retribuir son, hacer parte de algún negocio en dificultades pero con interesante proyección, la compra de inmuebles o terrenos cuando se encuentran desinflados en sus precios por problemas coyunturales del momento, la compra de bienes usados a personas con dificultades económicas quienes estarán dispuestos a venderte más barato con la consecuente ganancia, la adquisición de acciones de empresas que cotizan en la bolsa de valores, y la inversión en la compra y venta de divisas extranjeras o mercado forex.

En todos lo casos, es indispensable garantizar la confiabilidad del proyecto de inversión, y no dejarse embaucar por espejismos en el retorno del dinero realizado por personas sin trayectoria en el medio. El segundo aspecto a considerar es tu expectativa de tiempo para dejar la inversión congelada, porque el corto plazo te trae menos rendimientos que el largo plazo, y aquellas inversiones de largo plazo como las acciones y forex, deben abordarse en ese horizonte y no esperar reaccionar ante el primer inconveniente financiero que se obtenga.

Alternativas de inversión existen, pero deberás primero cancelar tus deudas, definir tus objetivos en el tiempo, investigar y prepararte para cada producto de inversión, unirte a profesionales y entidades serias y de trayectoria, el juego y el azar tiene algo de protagonismo, pero en una proporción que se ajuste a tu perfil de riesgo, en el que te sientas cómodo y puedas asumir sin traumatismo mayores, una eventual pérdida en el corto plazo, pero con la expectativa de ganar en el largo plazo. Ánimo y utiliza tu inteligencia financiera.

Advertisement