El poder de la sonrisa

La sonrisa es una respuesta física a nuestro estado emocional, capaz de brindar satisfacción, tanto a quien la produce, como a quien la recibe.

Por lo tanto, para hacer que la alegría venga a nosotros, solo debemos sonreír. Si, es muy simple. No importa que al principio nuestra sonrisa sea forzada, sonreír frecuentemente, generará un hábito, muy difícil de contrarrestar.

Numerosos estudios demuestran que la risa, nos permite liberar tensiones corporales  y preocupaciones. Además, al reír, se liberan hormonas causantes del estrés y se tonifican diferentes músculos faciales. Las personas que sonrían frecuentemente, no necesitarán de las cremas anti edad.

Sonrisa forzada

Existe una técnica efectiva que nos ayudará a crearnos el hábito de sonreír, aún, cuando no se manifieste naturalmente la sonrisa en nuestros rostros. Se trata del método de la sonrisa artificial. Antes de poner en práctica esta técnica, es importante saber, que nuestro cuerpo no distingue entre la alegría natural y la alegría inducida, ya que, corporalmente, los efectos fisiológicos son los mismos: se tersa la piel, se relajan los músculos, se dilatan las arterias y nuestros ojos brillan de una forma especial.

La técnica de la sonrisa artificial, no sólo nos ayudará a sentirnos mejor y a crearnos el hábito de sonreír, sino que generará un efecto en cadena. Esta técnica ha sido creada y probada en los Estados Unidos, con excelentes resultados. Se trata de salir a la calle y sonreírle a 15 personas, conocidas o no. Estadísticamente, 12 de las 15 personas a las que les sonriamos, nos devolverán la sonrisa. Y esto no es todo. Se estima, que las doce personas que han respondido a nuestra sonrisa con otra sonrisa, les sonreirán a doce personas más. ¿No es maravilloso? Con tan solo forzar a diario nuestra sonrisa, estaremos instalando la alegría en nuestra ciudad. Además, se ha comprobado, que luego de forzar la sonrisa por un tiempo, esta aparecerá naturalmente en nuestros labios, produciendo increíbles efectos en nuestro estado emocional.

Otro método capaz de provocarnos sonrisas y risas naturales, es el de mirar videos divertidos, películas de humor, leer bromas en los diarios y revistas y pasar más tiempo con los niños, ya que ellos, suelen reír mucho más que los adultos y tomarse la vida con más humor que las personas mayores.

La sonrisa es la cura del alma. Es capaz de contagiarse y de llenar de alegría nuestras vidas. Porque genera felicidad. Y la felicidad, nunca se reduce cuando es compartida.

Advertisement