Entrena tu mente y conviértete en una persona feliz y jovial

Para muchas personas, el entrenamiento físico se ha convertido en un hábito diario. ¿Pero que sucede con el entrenamiento mental?

Todo el tiempo, nos encontramos buscando soluciones, capaces de mejorar nuestro cuerpo con la ilusión de detener el tiempo, sin percibir, que la mente, es la mayor responsable de nuestro aspecto físico y de nuestra vida. Esto no significa que con el sólo hecho de ejercitar nuestra mente, podremos dejar el cuidado corporal al azar, sino que una mente ejercitada, será capaz de brindarnos las energías necesarias para que todo lo que anhelamos sea posible, inclusive, nuestro cuerpo ideal.

Además de ayudarnos a evitar trastornos como el alzhéimer y pérdida de la memoria, podremos ser capaces de ejercitar nuestra mente, y mejor aún, nuestros pensamientos, para ser conducidos por nuestro cerebro, a la vida que siempre quisimos tener.

Estudios recientes, indican que nuestra mente es moldeable y se acostumbra tanto a manifestar pensamientos positivos como negativos. Si comenzamos por forzar pensamientos positivos, el cerebro se acostumbrará a ello y generará por si mismo, al cabo de un tiempo, pensamientos positivos y satisfactorios. La forma más sencilla de modificar el rumbo de nuestras emociones, es practicando una meditación diaria.

La meditación no solamente nos ayudará a relajarnos, sino que además, nos conducirá a realizar una introspección de nosotros mismos. Una vez que logremos conocernos, descubriremos exactamente lo que deseamos, nuestros objetivos en la vida, nuestra forma de ver las cosas y los cambios que necesitamos para progresar.

La idea es que evolucionemos, sin envejecer prematuramente a causa del estrés cotidiano, de la angustia, de la depresión. Si la comparamos con la actividad física, podríamos decir, que la meditación, es la gimnasia localizada de la mente. Será capaz de ayudarnos a calmar nuestros pensamientos negativos, generar pensamientos positivos y brindarnos las energías necesarias, “tonificando” cada parte de nuestra vida. Esta práctica, tendrá un enorme efecto positivo en nuestra salud consiguiendo que vayan desapareciendo nuestras líneas de expresión, a medida que pasamos más tiempo serenos que estresados. Además, una meditación diaria, es la medicina perfecta para reforzar el sistema inmunológico y crear un cuerpo y una mente saludables.

Pero el entrenamiento mental, tiene otro componente necesario, al que podríamos compararlo con la actividad aeróbica. Dicha actividad aeróbica cerebral, será capaz de ejercitar nuestra memoria a diario, nuestro intelecto y capacidad de razonamiento lógico. Este entrenamiento, podrá llevarse a cabo de manera divertida, realizando juegos de ingenio, actividades de cálculo y cualquier otro tipo de actividad que juegue con nuestra memoria y nos fuerce a pensar en la lógica.

Si logramos incorporar a nuestra rutina diaria, una sesión de gimnasia cerebral al día, los resultados serán óptimos. Nuestra mente entrenada para emanar placer y serenidad racional, nos conducirá directamente a la realización de los objetivos deseados y por consecuente con nuestra felicidad. Y una persona feliz, es una persona que irradia energía y se ve joven, más allá del paso del tiempo.

Advertisement