Estrategias para ser feliz. Parte II.

Si has leído la primera parte de Estrategias para ser feliz, habrás descubierto los primeros pasos para lograr todo lo que siempre has deseado.

No importa cuanto nos lamentemos por nuestra vida, sin nada hacemos para modificarla. Todo se trata de tener un plan y las herramientas necesarias para llevarlo a cabo. Ahora descubriremos las 3 estrategias restantes, para lograr todo aquello que siempre quisimos conseguir.

Estrategia IV. Aquietar la mente.

Una de las claves para que nuestro cerebro pueda pensar en soluciones y formas de proceder, es hacerlo descansar adecuadamente. No basta con las horas de sueño, la mente necesita descansar aún estando consciente cuando se encuentra saturada de información.

Para conseguir el relax, sólo necesitaremos disponer de uno o dos minutos. Debemos  sentarnos en una silla con respaldo y apoyar la espalda. Cerrar los ojos y relajar la mandíbula porque es donde solemos acumular la tensión diaria. Luego, tendremos que relajar las cervicales. La clave de este proceso es que al cerrar los ojos, por tan solo dos minutos, pensemos en ese fondo negro que aparece y en nada más.

Estrategia V. Respirar profundo y adaptarse.

Adaptarse y dejar que las cosas que sucedan a nuestro alrededor no nos afecten demasiado es la clave para llegar muy lejos. Las personas que poseen la capacidad de adaptarse a todas las situaciones, son más felices porque no se asustan ante los imprevistos, sino que los enfrentan y salen airosas de los contratiempos. Esas personas, suelen sacar provecho de las situaciones desfavorables. Alguien dijo una vez que la catástrofe, significa oportunidad. Entonces, en los momentos de catástrofe, más que rendirnos, debemos avistar las posibilidades que se encuentran a nuestro alrededor. Cuando algo de nuestra vida no funcione, debemos respirar profundo y ver cuales son las posibilidades que tenemos de salir adelante. Si surge un obstáculo que impide lograr nuestro objetivo, podrá ser parte del cambio para que este se cumpla, o seguramente, se presentará algo mejor en nuestra vida. Es muy probable que lo que hoy se presenta como un obstáculo se convierta en un pilar para saltar hacia nuestro objetivo.

Estrategia VI. Cambiar la posición de la cabeza.

Por más positiva que sea una persona, nunca estará las 24 horas del día pensando positivamente. Algunos días suelen ser mejores que otros. Y en algunas ocasiones solemos pensar que no se trata precisamente de nuestro mejor día. Aunque parezca extraño, existe un ejercicio que nos ayudará a cambiar nuestro estado negativo a positivo. Se trata de cerrar los ojos e inclinar la cabeza hacia atrás. Este cambio de postura corporal, colaborará para que nuestros pensamientos también cambien de parecer. Al estar en esta postura, debemos pensar en la forma en la que queremos seguir adelante. Después de realizar este ejercicio, todo parecerá diferente.

Si bien la felicidad es totalmente abstracta y personal, todas las personas buscamos acceder a ella.  Si tenemos en claro lo que queremos, si luchamos por nuestros objetivos, superando cada uno de los obstáculos que se nos presentan, utilizándolos como medio para subir a un escalón más alto, nada será imposible de conseguir, ni siquiera, la felicidad.

Advertisement