Práctica de la Meditación

“Meditación es igual a serenidad”

La práctica de la meditación involucra focalizarse en un objeto, un sonido o en la respiración.
La idea que respalda la meditación es focalizar o concentrar su mente en una cosa relajante por un espacio de tiempo sostenido, habitualmente de 15 a 30 minutos.

Es importante darse cuenta que no hay experiencia que debiera ser deseada durante la meditación.

Usted puede comenzar su meditación sentándose cómodamente en posición con las piernas cruzadas, cuando sea posible. Este método es conocido en Occidente como “Zasen” o “meditación sentado” del Zen.

Sentarse durante la meditación ayuda a aquietar la mente y deja claros sus sentimientos, relajado y apaciguado.

Los beneficios:

Aunque los beneficios no sean visibles, muchos son alcanzados con la meditación diaria.

Practicando cotidianamente puede ayudar a aliviar el estrés o la ansiedad relacionada con desórdenes tales como depresión, insomnio, dolores de cabeza, concentración pobre e hipertensión arterial.

Aquellos que practican meditación regularmente aseguran que los libera de casi todas las aflicciones. Si la meditación es practicada sobre una base regular, los cambios beneficiosos tienden a ser permanentes.

La práctica, igual que la mayoría de las habilidades o destrezas requiere que Usted practique regularmente para alcanzar resultados positivos y que le den satisfacción. Por supuesto, períodos más prolongados de meditación crean mejores resultados y Usted podrá lograrlos cuando tenga experiencia.

Algunas personas usan ese tiempo como una forma de devoción pero la gran cosa acerca de la meditación es que usted puede practicarla sea de la religión que sea.

A medida que practica meditación con más frecuencia, se hace mucho más fácil. Incluso con la ventaja de poder practicarla en cualquier lugar, es siempre mejor practicar el ritual en el mismo lugar por confort y sentido de seguridad.

Una vez que Usted domine la meditación la mente es transformada como en “metal líquido” en un lugar donde no sopla viento. En esta mente y en la profundidad de la meditación. Su eterno ser se revela a sí mismo.

La mayor meta de la meditación es llegar a estar en un contínuo estado de meditación. Si se distrae, haga algo de meditación con su respiración para calmar la mente.

Desafortunadamente una vez que la mente se pone a pensar en algo, como un comentario, un análisis, un sentimiento, la meditación desaparece.

Tenga en cuenta que en los estados de meditación profunda algunas personas reconocen recuerdos muy antíguos, traumas de la infancia, así es que no le sorprenda.

Una vez que practica en modo regular la meditación pasa a ser una experiencia de felicidad, placer y una vivencia dinámica que le impulsa a avanzar.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement