Como cuidar el cutis diariamente

Descubre como mantener tu rostro saludable y jovial a pesar del paso del tiempo.

Tanto la belleza como la salud, necesitan de cuidados y dedicación para perdurar en el tiempo. Todos los tipos de pieles deben nutrirse e hidratarse para retrasar los signos de envejecimiento. Una piel saludable es aquella que visiblemente no presenta imperfecciones; se ve brillante, pero no brilla en exceso, se siente suave al palparla y no presenta arrugas o líneas de expresión en demasía.

Los pasos a seguir para mantener un cutis sano son muy sencillos, pero requieren de constancia, para así prolongar los resultados y mantener la piel limpia, radiante y saludable.

Paso 1. Limpieza de cutis.

La limpieza facial, mas allá de remover el maquillaje, servirá para limpiar todo tipo de impurezas provocadas por el polvo y el ambiente. No importa si no hemos salido de casa o si nos hemos duchado hace 10 minutos, la limpieza de cutis removerá todo lo que el agua no es capaz de quitar.

Con la limpieza eliminaremos las células muertas del rostro y prepararemos la piel para que absorba completamente las cremas y lociones que utilizaremos con posterioridad. Además colabora en el combate y  prevención de hongos y bacterias.

Según el tipo de piel que presentes, podrás elegir entre crema, emulsión, aceite, espuma, o leche de limpieza.

Modo de empleo: Distribuye el producto de limpieza por todo el rostro. Déjalo actuar durante dos o tres minutos y retíralo con un algodón embebido en agua tibia. Aclara el rostro con agua tibia.

Paso 2. Tonificación.

La tonificación ayuda a cerrar los poros abiertos en las pieles congestionadas, a normalizar pieles que presentan imperfecciones y a preparar la piel para tratamientos posteriores.

Según el tipo de piel que presentes podrás elegir entre una fórmula tonificante o refrescante para piel normal o seca, o astringente para cutis graso.

Modo de empleo: Embeber un algodón con el tónico elegido y aplicar realizando suaves golpecitos sobre el rostro.

Paso 3. Humectación –  Hidratación – Nutrición.

Los tratamientos con cremas y lociones humectantes, hidratantes y nutritivas, completan el proceso de cuidado facial periódico.

Los productos humectantes se caracterizan por conservar la humedad de la piel, los hidratantes, aportan agua a la piel y los nutritivos aportan los componentes necesarios para que la piel recupere los nutrientes que se han perdido con el paso de los años. Las cremas nutritivas son recomendadas para las pieles secas o con tendencia a presentar arrugas o líneas de expresión.

Según el tipo de piel que presentes, podrás elegir entre cremas, lociones o emulsiones; humectantes, hidratantes y nutritivas.

Modo de empleo: Distribuir el producto elegido sobre el rostro realizando masajes ascendentes. Dejar que penetre en la piel. No enjuagar. Espera al menos dos horas antes de lavarte el rostro o ducharte.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement