Cómo usar una tabla de inversión

Utilizar una tabla de inversión puede parecer un tanto complicado al principio, pero se trata de una de las mejores maneras para mejorar la salud de nuestra espalda. Lo único que se necesita es un poco de práctica y pronto lo harás tal y como lo hacen los profesionales.

Para comenzar no le tengas miedo a ponerte cabeza abajo, las tablas de inversión son un aparato seguro y además no es obligación ponerte cabeza abajo a la primera que te subes. Sigue estos consejos para hacerlo:

Para comenzar que un doctor apruebe lo que estás por hacer. Las tablas son excelentes para aliviar dolores de espalda pero un doctor te dará el ok y te evaluará sabiendo otros problemas o no que puedas tener. Si el doctor te da su bendición ya estás listo, puedes comenzar.

Las plataformas son muy fáciles de usar, solo se requiere práctica para que te sientas con la confianza para hacerlo solo o sola. Si lo prefieres al principio sujétate de algo. Hay modelos manuales y hay modelos a motor. Para los manuales puedes sujetarte de algo o dependiendo de la posición de los brazos la tabla se moverá. Para los que son con motor todo es más fácil. De todos modos la seguridad es lo primero así que siempre cuida de invertirte a un ángulo que puedas manejar. Luego, progresivamente empieza a invertirte más.

Hazlo lentamente. No te vayas de golpe a la posición invertida, por el contrario hazlo lentamente para no sentir ese torrente masivo de sangre a la cabeza. Comienza inclinándote solo unos grados la primera vez, y progresivamente inclínate diez grados cada vez. A tu propio ritmo es el mensaje, de todos modos estarás consiguiendo beneficios.

Al subir también tómatelo con calma. Si te vuelves a la posición normal de golpe sentirás mareos e incomodidad. Al principio, aunque también cada vez que uses las tablas de inversión, regresa lentamente. Siempre controla la tabla y no al revés.

Cuélgate por cinco minutos inicialmente. Ese tiempo es más que suficiente para estirar toda tu espalda y aliviar los dolores. Recuerda que no es cosa de un solo día, en la medida de lo posible hay que hacerlo todos los días hasta que la espalda duela menos o ya no duela, que es lo que sucede en muchos casos. Simplemene date cicno minutos para comenzar, relájate, afloja todo, respira de manera suave y fluida y eso es todo.

Continúa con el programa a diario. Una semana con terapias de inversión puede hacer maravillas, pero cuida también tu postura y busca alguna manera de fortalecer toda la musculatura de la espalda alta y baja, haciendo espinales, fortaleciendo la espalda con pesas y en general todo tu núcleo.

Por lo demás una tabla de inversión definitivamente ayudará a mejorar la salud de tu espalda, y es una alternativa que no debes pasar por alto para terminar con esos dolores.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement