El balance de energía y el control del peso

El balance de energía es la diferencia entre la ingesta de calorías de los alimentos y las bebidas, y las calorías que se consumen a través de nuestras actividades diarias y nuestro metabolismo.

Los cambios en el peso corporal son el resultado de un desbalance entre la energía que se consume y la energía que se gasta. Las personas ganan peso de manera gradual porque la mayoría de los días se encuentran en un estado positivo de enegía, es decir que consumen más calorías que las que el cuerpo requiere. El exceso de energía es lo que se va acumulando cada día que se está en balance positivo de energía. Muchas veces es un algo imperceptible hasta que la persona se mide, o se pesa y se da cuenta de que ha engordado.

La confusión ocurre porque automáticamente uno trata de comer menos para restablecer ese balance y ya no engordar más. Y mientras hacerlo es exactamente lo que uno debiera hacer, el problema surge cuando se come mucho menos, llevando escasos alimentos a la boca y predisponiendo al cuerpo a acumular tanta energía como le sea posible.

Básicamente lo que sucede es que el cuerpo siente que no tiene suficiente comida, o que esta es escasa, y entonces activa todos sus mecanismos defensivos pensando que está bajo ataque. El resultado de esto es que mucho de lo que se come se acumula en la forma de grasa, causando mayor frustración para quienes quieren adelgazar, que piensan que sus esfuerzos son vanos, o que se debe a su genética, o que están destinados a ser así.

Por eso es importante entender este punto claramente. Bajar de peso no es algo imposible si se conoce lo que se hace. Por supuesto que lo que te mostré anteriormente es la manera en que no debes hacerlo. Si hay algo que tienes que sacar de este artículo es que no puedes esperar bajar de peso si te matas de hambre. La pérdida de peso saludable no tiene nada que ver con pasar hambre. Ni tampoco esperes o creas que la pérdida de peso saludable es quitarse de a cinco kilos por semana…

Piénsalo por un momento, el tiempo que te ha llevado engordar x cantidad de kilos no ha sido el resultado de un fin de semana descontrolado. La cantidad de sobrepeso que tengas ahora es el resultado de días y días de consumir más de lo que el cuerpo puede quemar, días que sumados fácilmente pueden haberse convertido en meses, incluso en años. Por lo tanto no sería razonable pretender bajar cinco o diez kilos en una semana, o pretender bajar un kilo por día. Lo siento pero el cuerpo humano simplemente no funciona de esta manera.

Para hacer funcionar el balance de energía a tu favor en la pérdida de peso, en vez de concentrarte en dejar de comer deberías poner tus esfuerzos en dos puntos fundamentales:

Uno, cambiar la calidad de comidas que consumes. En vez de las hamburguesas con papas fritas de todos los viernes cámbiate a un saludable sandwich de atún. Empieza a dejar paulatinamente el pan blanco y los productos de pastelería. Tu sabes cuáles son los alimentos que deberías estar consumiendo (más frutas, verduras, comidas sin grasa, etc); y

Dos, concentrarte más en estar más activo. Si en vez de pasarte tanto tiempo en la computadora o sentado viendo televisión sales a andar en bici durante 30 minutos todos los días, no sólo pondrás la ecuación de la energía a tu favor sino que toda tu salud mejorará considerablemente.

Bajar de peso no es ciencia espacial si te educas sobre lo que tienes que hacer y cómo actuar. Espero que este artículo haya sido un buen punto de partida.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement