El mantenimiento de tu cinta de correr

¿Quieres que tu cinta de correr te dure el doble? Todo lo que tienes que hacer es mantenerla. Exacto, darle un poco de amor a tu cinta es todo lo que necesitas para que te siga dando esos resultados que vienes obteniendo, y para que no te deje sin la posibilidad de ejercitarte en tu casa.

Una cinta de correr, como sabes, es una de las mejores armas con las que contarás para bajar de peso, tonificar las piernas y ponerte en forma en tiempo récord. Incluso puede mejorar tu resistencia y la salud de tu corazón y los pulmones.

Pero las cintas no son una cosa simple en el sentido de que necesitan mantenimiento, y este no puede pasarse por alto. Obvio que no hay que pasarse horas y horas manteniendo tu cinta. En media hora una vez al mes puedes tener tu cinta en perfecto estado durante años y años, sin siquiera tener la necesidad de cambiar ni un solo repuesto. Nadie quiere estar manteniendo una cinta ni nungún otro aparato. Uno preferiría subirse y camina, hacer jogging o correr sin mayores preocupaciones. Pero para que esto suceda de verdad que tienes que considerar el mantenimiento mensual como mínimo. No es ciencia espacial, solo hay que limpiar por aquí, lubricar por allá, un trapo, sacarle el polvo y listo.

Nada complicado ¿verdad?

Yo te recomendaría que mínimamente todos los días le pases un trapito seco para sacarle el polvo. El polvo y las partículas se meten en los circuitos electrónicos y eventualmente los hace fallar si no se tiene este punto en cuenta. Claro que si lo haces cuida de no mojar el trapo o la tela para limpiarla. Es algo que puedes hacer rápidamente, y te lleva menos de un minuto. Limpiar la cinta con regularidad es clave, y también lo será cualquier aparato de ejercicios con o sin motor que tengas en casa. Esto no escapa a ningún aparato, ni a la computadora personal, ni siquiera al celular, mucho menos a la cinta que es un aparato grande y seguramente una gran inversión.

Una de las partes que tienes que cuidar especialmente es la cinta en sí. Hay lubricantes específicos para la cinta y para su correcto deslizamiento. Pregunta a tu vendedor o consulta el manual para ver cuál es el componente correcto para tu modelo especial. La cinta debe cuidarse como oro ya que si se frena por la suciedad el ejercicio será más duro, pero también forzará el motor y reducirá su vida útil.

Lo fundamental es que apenas compres tu cinta leas el manual, pero así y todo las partes fundamentales para su mantenimiento son los dispositivos electrónicos, el motor en sí y la cinta. Por lo demás todo lo que quedará será subirte y disfrutar por muchos años de tu cinta de andar como nueva.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement