Guía de ejercicios en cinta para principiantes

Una cinta de andar es una de las máquinas más simples para utilizar si eres principiante, y si ya tienes una en tu casa o estás pensando en comprarte una, entonces estos consejos y precauciones te asegurarán el máximo de uso y el mínimo de riesgos de lesiones.

Antes de comenzar familiarízate con los botones y en general con todas las funciones de la cinta así cuando te ejercites no tienes que andar adivinando. Lee el manual para aprender las funciones más importantes y cómo programar tu cinta.

Siempre, pero siempre comienza lento. Incluso si eres joven y estás en buena forma física, es importante comenzar con un calentamiento previo, por lo que conviene poner tu cinta de andar a una velocidad muy lenta durante unos minutos.

Otra razón para comenzar lento es porque hay que subirse a la cinta. Se puede comenzar con los pies al costado de la banda y poner la velocidad en el mínimo. Es la manera más fácil para comenzar y de paso calientas. Si nunca antes te subiste a la cinta sujétate de las agarraderas hasta que te sientas cómodo/a, luego te sueltas.

Los manillares son de apoyo inicial, pero no camines ni corras sujetado al manillar porque esto va en contra de tu postura y vuelve el correr, el caminar, el jogging una tarea incómoda y molesta. Al principio es válido para ganar confianza, pero suéltate tan pronto como puedas.

Incluso cuando pongas tu cinta en posición inclinada no te sujetes al manillar, solamente utilízalo con fines de seguridad y soporte para subir y bajar de la cinta, no durante el ejercicio en sí.

Cuando termines de ejercitarte tienes que hacer dos cosas. La primera es comenzar a reducir la velocidad (por eso era importante que inicialmente aprendieras las funciones) para que de paso hagas unos minutos de enfriamiento y vuelvas tu ritmo cardiaco lentamente a la normalidad. Y la segunda es sujetarte del manillar y sacar los pies de la banda hasta que la cinta se detenga completamente.

Para terminar, ejercitarte en una cinta es ideal para quemar calorías, para adelgazar, para ponerte en forma y por supuesto para mejorar tu salud y tu vitalidad. Básicamente si te subes a una cinta de andar mejorarás aspectos de tu vida que exceden, por lejos, el ámbito corporal.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement