Hacer ejercicio, la diferencia entre una buena rutina y una mala

Somos criaturas de hábitos, y con relación al ejercicio muchas veces caemos víctimas de ello. Cuando caes en un hábito monótono con tus ejercicios, lo más probable es que tu rutina de ejercicios no sea tan buena. Existe una gran diferencia entre una buena rutina de ejercicios y una mala…

Una buena rutina de ejercicios es un plan sistemático orientado hacia un objetivo o propósito específico que se quiere lograr, llámese bajar de peso, llámese ganar músculo y todo en el medio. Una mala rutina de ejercicios no tiene propósito alguno.

Estos son algunos ejemplos que una mala rutina de ejecicios:

– vas al gimnasio y haces lo mismo, una y otra vez
– te subes a la cinta o a la bicicleta durante treinta minutos mientras ves las noticias o lees
– pasados ya varios meses, tu rutina de ejercicios sigue siendo salir a caminar por los mismos lugares. (caminar es excelente para comenzar a hacer ejercicio, pero deberías progresar hacia el jogging, o trotar y hasta correr luego de tanto tiempo)
– pones el mismo dvd de ejercicios porque estás cómodo(a) con esa rutina. Hasta podrías hacerla con los ojos cerrados y sin poner ningún esfuerzo significativo en ello
– vas al gimnasio y la mayor parte del tiempo estás hablando con tus compañeros en vez de estar ejercitándote.
– incorporas uno de esos nuevos aparatos para los abdominales que ves en los comerciales, aunque ahora resulta que no parecen devolver lo que prometieron…

Esos son sólo algunos ejemplos de una mala rutina para hacer ejercicio, y es muy importante que te salgas de esa rutina y comiences a sudar un poco.

Lo que quiero señalarte es que debes desafiar a tu cuerpo con nuevas rutinas en las que el contenido principal sea incrementar la dificultad y/o el esfuerzo paulatinamente. Un ejemplo sería hacer estocadas en tu casa, comenzando a hacerlas sostenido de una silla, luego hacerlas sin apoyo para luego aumentar unas mancuernas…

Si tu rutina de ejercicios es un desafío, entonces estás en presencia de una buena manera de hacer ejercicio. Se supone que el diseño de la rutina involucre a todo tu cuerpo, y se supone que lo hagas con un objetivo en mente. Ponerse en forma, bajar de peso, tonificar, ganar masa muscular, hacerlo por salud; todos esos son ejemplos de objetivos, y tu rutina definitivamente debiera tener uno de ellos. Si planificas hasta para el más simple de estos objetivos, las chances de éxito son enormes. Si te desafías lenta y progresivamente para lograrlo, también.

Asegúrate de consultar con un profesional y un especialista antes de comenzar, eso es fundamental, tanto como saber como hacer ejercicio.

Tu Cuerpo Ideal


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement