La variedad es la clave en la eliptica

Una bicicleta elíptica es una gran pieza de equipamiento que te proveerá una sesión de ejercicio aeróbico completo cada vez que la utilices. Sin embargo, la clave para ejercitarte es variar tus entrenamientos ya que la naturaleza fija del ejercicio puede significar que tu entrenamiento es el mismo, una y otra vez. Esto no solo te hará sentir aburrido o aburrida sino que la monotonía de la rutina lentamente puede llevarte a dejar el ejercicio, algo que definitivamente no queremos que suceda.

Por supuesto que este no tiene que ser tu caso, realmente hay variedad de maneras en que tu puedes mantener tu entrenamiento en la bicicleta elíptica de manera fresca, interesante, desafiante y devolviéndote resultados impresionantes con el uso regular.

Primero y principal no ignores las funciones que la máquina elíptica tiene incorporadas (y si piensas comprarte una pero todavía no lo hiciste entonces este punto de las características y las funciones disponibles en tu elíptica es fundamental antes de comprar). Mucha gente cae en la trampa de simplemente subirse a la bicicleta elíptica y comenzar su rutina, una que además no es muy clara, y se bajan luego de 30 minutos.

La próxima vez que te subas date un poco de permiso para jugar con los ajustes de tu aparato de fitness. Algunos modelos vienen con cambios preprogramados en el aparato listos para usar que usualmente son varios, otros modelos, los más económicos no poseen esta característica pero vienen con niveles de resistencia dignos de darle una prueba. Otros vienen con inclinaciones que simulan cuestas, que al igual que la resistencia requieren de fuerza extra. Una idea puede ser comenzar con cinco minutos a un nivel regular y luego aumentar la resistencia otros cinco minutos para un ejercicio más intenso. Esta variedad que puedes alternar cada cinco minutos y con solo dos niveles de resistencia (uno leve y otro intenso) le dan una variedad interesante a la manera de entrenar, que además acelera la cantidad de calorías que quemas durante el ejercicio, aunque también después de hacerlo.

Otro punto a considerar es la duración del ejercicio. Porque puedes variar la duración de tus sesiones. Muchos eligen subirse a la máquina y ejercitarte siempre por el mismo tiempo, luego se bajan y repiten la vez siguiente y así. Pero una manera de variar es probar un día una hora a ritmo lento, otro día de veinte o treinta minutos de intervalos (alternando periodos intensos con periodos de recuperación lenta), otro día puedes probar el fartlek durante treinta minutos y así. Variando la intensidad y el tiempo de ejercicio no solo que mantiene la motivación sino que devuelve resultados más rápidos.

Por último intenta agregar otros tipos de variedad a tu rutina. Musica unos días, televisión otros, incluso puedes hacer diez minutos y bajarte a hacer flexiones de brazos, subirte otros diez y luego bajarte a hacer estocadas y así. Repito, la variedad es lo mejor para todo.

Las bicicletas elipticas ni tampoco cualquier otro ejercicio tienen por qué ser una tarea tediosa. Sé creativo/a, sé constante y los resultados llegarán pronto.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement