Los principios para la pérdida de peso

Tu propio peso depende del balance de calorías consumidas versus las calorías utilizadas. Consume más calorías de las que tu cuerpo necesita, hazlo regularmente y ganarás peso porque el exceso de calorías se acumulará como grasa. Por el contrario, consume menos calorías de las que tu cuerpo necesita y este será forzado a utilizar los depósitos de grasa existentes para compensar el déficit.

Este proceso de utilizar la comida como combustible es lo que llamamos metabolismo. Incluso cuando nuestro cuerpo descansa requiere de energía para los procesos básicos de nuestro funcionamiento corporal como la circulación sanguínea, respiración, digestión y demás. La suma de estos procesos conforman tu metabolismo basal, y es el que consume la mayor cantidad de energía, representando dos tercios de las calorías utilizadas cada día. El consumo de energía de estas funciones básicas son bastante consistentes y no se cambian fácilmente.

El restante 30% es consumido en las actividades físicas diarias de caminar, correr o cualquier tipo de ejercicio o actividad física.

Las reservas de energía están listas para usarse en la sangre, en la forma de triglicéridos y glucosa, y esta energía es transportada por la sangre hacia los órganos o donde sea que se necesite, por ejemplo los músculos de las piernas cuando caminamos o corremos.

Si no haces el uso adecuado de tus reservas de energía, ese exceso de energía que tenemos en el cuerpo también se convertirá en grasa, y se acumulará como tal.

Podemos ver entonces dos causas principales por las que nuestro peso aumenta: comer más de lo que necesitamos, y hacer muy poco ejercicio. Mejorar uno sólo de estos aspectos puede ayudar a mejorar nuestro peso, pero si realmente encaramos ambos puntos de manera conjunta no sólo perderemos peso, sino que lo haremos de manera permanente.

Desafortunadamente para muchos de nosotros esta no es una tarea fácil. La comida de hoy en día es relatimanente accesible para todos, y mucha de ella es poco saludable, haciendonos más difícil la tarea de mantener un peso razonable y saludable.

Lo cierto es que no hay una manera que sea rápida y sin esfuerzo para perder peso. Será necesario consumir y aprender a consumir alimentos saludables, controlar la cantidad de comida que llevamos a la boca y tener cantidades considerables de ejercicio cada semana. Si logras hacerlo sobre una base regular y haces los cambios necesarios para que este sea tu estilo de vida principal, tu peso será uno saludable, definitivamente.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement