Maneras de mantener el entusiasmo con el ejercicio

Hay muchas razones por las que las personas se ejercitan. Encontrarás personas que quieren mejorar la salud de su corazón, encontrarás algunos que lo hacen para conquistar chicas, otros para cambiar radicalmente el estilo de vida, otras para lucir un cuerpo espléndido en bikini, etc. El universo del ejercicio está repleto de buenas intensiones, cualquiera de ellas es válida para entrenar. Pero lo que sucede a veces es que ese deseo original solamente es un impulso que luego nos cuesta mantener.

¿Esto debería pasar? ¿Qué hacer cuando el empuje emocional inicial se nos acaba? ¿Cómo te mantienes inspirado o inspirada haciendo tus ejercicios? Estas son algunas ideas que se me ocurren…

1. Ten objetivos grandes, pero también objetivos cortos.

Apunta a tener un gran objetivo. Un 9% de grasa corporal, una cintura de x centímetros, diez, veinte o treinta kilos menos. Pero también intenta atacarlos día a día. Especifica un pequeño objetivo para ese día que comienza y que, día a día te dará ese gran objetivo que deseas. “Hoy no comeré pan blanco y caminaré hasta completar una hora”, “correrá los cinco kilómetros cinco minutos bajo mi tiempo”, “hoy no tomaré el ascensor en ningún lugar al que vaya, y en la bicicleta elíptica me sujetaré del manillar para trabajar mi tren superior también”. Pequeños logros, pero que sumados y realizados constantemente, es decir, todos los días o al menos la mayoría de los días de tu semana, en el largo plazo te trearán ese menor porcentaje de grasa corporal, esa cintura más delgada, ese brazo más musculoso. Paso a paso…

2. Básate en tus logros anteriores

Una vez que logres tus pequeños objetivos y te has puesto nuevos objetivos en su lugar, bása tu desempeño no en términos de si lograrás lo que quieres o no, básate en tus logros anteriores, en lo que has logrado en el pasado. Tal vez correr una hora era impensado antes de comenzar tu plan para bajar de peso. Habías comenzado caminando y te agitabas, pero hoy trotar una hora es una realidad. Lo que sea, entiendes el punto. Felicítate y alégrate por cada mini objetivo que has tenido ayer, hace un mes, hace un año. Ahora sabes que has avanzado enormemente, y mientras más avanzas, más conquistas, y más te acercas al objetivo que te emocionaba tanto en el principio. Desarrolla este simple hábito y cada vez lograrás más y más, será simplemente inevitable.

3. Haz una transformación en tu estilo de vida

Este punto puede que sea la variable clave. No mires al ejercicio como una obligación o como algo para el corto plazo. No reniegues de cosas que tienes que hacer. Si lo haces, eventualmente terminarás tirado en el sillón con una gran bolsa de chips en el regazo. Asegúrate que una vez que te decidas a entrenar no lo veas como un obstáculo en tu vida, sino algo de lo que obtienes placer. Por eso es que se vuelve fundamental que te ejercites en algo que te guste hacer. No nades si odias el agua, no salgas a correr si no te gusta. Solamente haz aquellas cosas que te gusta hacer, y encuentra la manera de lograr tus objetivos por medio de esas actividades, nunca al revés.

Todas estas son simples razones, pero a la vez muy poderosas para mantenerte activo/a con el ejercicio. Así que ya lo sabes, la próxima vez que te cueste subirte a tu bicicleta de spinning o al aparato que sea, piensa en todo lo que ahora mismo eres capaz de lograr.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement