Mejora tu salud reduciendo las grasas malas por opciones saludables

Con alimentos de baja calidad y estilos de vida sedentarios se vuelve muy difícil mantenerse en forma. Y el incremento de enfermedades cardiovasculares, como así también el aumento de personas con diabetes y obesidad lo confirman. Pero al mismo tiempo más y más personas están haciendo un esfuerzo consciente para estar más sanos por medio del ejercicio y un cambio de 180 grados en sus hábitos alimenticios.

Sin embargo, ese cambio no es radical, para que sea duradero hay que empezar de a poco…

Una de las mejores maneras para mantenerse sano es concentrarse menos en las dietas de moda y tendencias, y más en alimentos naturales. Lo mismo aplica para las grasas. Te sorprenderías al saber qué tan peligrosas pueden ser las grasas trans y las grasas saturadas. La grasa es la grasa, pero en términos de nuestra salud, no es lo mismo consumir alimentos con grasas trans o saturadas que alimentos con grasas monoinsaturadas, ácidos grasos omega 3 y omega 6. Por lo tanto, mi recomendación es que no hagas un esfuerzo por reducir las grasas malas, sino eliminarlas completamente de tu alimentación. De eso se trata un cambio de 180 grados, de girar un poco nuestra alimentación, un grado a la vez.

Muchos sostienen que sin grasa la comida pierde el sabor y el gusto, pero eso no es cierto. Comer sano es tan o más delicioso, sabroso y lleno de variedad que comer con grasas peligrosas. Además lo que estoy diciendo no es comer sin grasas, las grasas sanas son esenciales para una buena salud. Simplemente elije bien tus opciones.

Cualquiera que se preocupe mínimamente por su corazón debería conocer la diferencia entre una porción de carne muy grasosa y la carne del pescado por ejemplo, y por qué este último es considerablemente mejor para la salud. Algunos tipos de pescados como el salmón y el atún son especialmente beneficiosos.

Un par de porciones de pescado a la semana pueden darle a tu cuerpo los niveles de grasa necesarios para funcionar apropiadamente y mantener alejados posibles riesgos cardiacos en el futuro, además de ayudar también a mantener un peso saludable.

En el camino hacia una vida más sana y con más energía, al igual que sucede con quienes quieren bajar de peso, mucho tiene que ver con los hábitos que tenemos. Introducir pequeños cambios que ayuden a desarrollar hábitos de alimentación saludable es la clave para un estado saludable y permanente.

La finalidad de este artículo es muy simple: cambia tus opciones de grasas peligrosas hacia grasas saludables. ¿Cómo hacerlo? Introduciendo en tu alimentación semanal al menos dos porciones de pescado, y sacando dos porciones de carne.

Simple ¿verdad? Existen estudios de poblaciones indígenas cuya dieta es a base de pescado y que prácticamente no sufren de enfermedades cardiacas. Entonces, ya no esperes más, empieza con tu próxima comida. El camino hacia la salud no es largo ni mucho menos complicado. Y una vez que estás allí, mantenerte es muy simple. Imagina que quien tiene salud también tiene mucha energía, por lo que su calidad de vida mejora considerablemente.

Espero que este consejo te sirva.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement