No te compres una eliptica hasta que respondas estas 3 preguntas

Las bicicletas elípticas se han vuelto populares, incluso a veces más que la cinta de correr debido entre otras tantas razones a que te permite ejercitarte con mucho menos estrés en las articulaciones.

Ya sabemos todas las razones por las que una elíptica es buena para nosotros, por el tipo de entrenamiento, por su mecánica y por todos los beneficios que tiene para ofrecer. Sin embargo, para hacer lo máximo de tus sesiones de ejercicio estas tres preguntas se vuelven fundamentales antes de la compra de tu nuevo aparato hogareño

1. ¿Cuál es la principal razón por la que quieres comprarte una elíptica?

Si quieres perder peso pero resulta que no estás dispuesto o dispuesta a comprometerte a una agenda de ejercicios regular sobre la elíptica, entonces deberías considerar una alternativa como salir a caminar en el parque más que gastar dinero en algo que probablemente en poco tiempo esté acumulando polvo, o ropa.

El uso apropiado de la eliptica puede ayudarte a tonificar y reafirmar ciertas áreas de tu cuerpo, pero para que esto surta efecto también deberás hacer cambios en tu manera de comer. El hecho de que puedas quemar muchas calorías en una sola sesión, como sucede en este aparato, no necesariamente significa que quemas más calorías de las que consumes. Por lo tanto tienes que comprometerte con tu dieta también.

Puede que solamente desees una máquina de estas para recuperarte de alguna lesión o para un acondicionamiento general de tu cuerpo. En ese caso no habría inconveniente en elegir una máquina que esté en el rango de los 500-1000 dólares. Si tu experiencia con estas máquinas es mayor y quieres sacarle el jugo, entonces piensa en invertir un poco más para una mayor durabilidad.

Pero el precio solo no es el único factor, aunque un buen precio típicamente es un indicador de mayor calidad.

2. ¿Cuántas personas utilizarán la elíptica?

Esto es importante por una serie de motivos. Usualmente estos son aparatos pesados y firmes que vienen con especificaciones de peso y demás. Pero pensar en cuántas personas lo usarán es importante porque el tamaño de la zancada y el manillar principalmente pueden quedar cortos para algunos, y largos para otros miembros de la familia. Si la persona que piensa utilizarla es pesada debería buscarse algo que sea más pesado y con mayor superficie para evitar vibraciones y movimientos o desequilibrios.

A mayor cantidad de personas que la usen, más exposición tendrá la máquina a el maltrato. Chequea las especificaciones y limitaciones mecánicas de tu aparato y considera quién la usará. Si solamente la utilizarás tu y tu pareja estos problemas se reducen.

3. ¿Dónde ubicarás tu unidad?

Al igual que las cintas de correr, estamos hablando de unidades pesadas y grandes que una sola persona encontraría dificultades para moverla. Piensa cuidadosamente dónde pondrás tu eliptica. La mayoría de los modelo no son plegables, así que piensa en el lugar que la pondrás y también en las dimensiones de ambos, del lugar y de la eliptica. Definitivamente no querrás entrenarte en un lugar apretado o incómodo, así que considera el espacio como un factor importante antes de comprar, toma medidas y en general haz todo lo necesario para ubicar tu aparato en el lugar incluso antes de comprarlo.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement