¿Por Qué Las Dietas No Funcionan?

Las dietas no funcionan de igual modo para todas las personas porque no existen dos personas idénticas con historias idénticas y con experiencias repercutiendo de modo idéntico sobre sus organismos.

Adelgazar es algo que el organismo puede hacer: muchas personas adelgazan muchas veces en la vida. En cambio, mantener el peso ideal es algo que logran solo algunos: los que hacen gala de fortaleza emocional, y una clara visión de lo que buscan.

Muchas personas buscando adelgazar fracasan una y otra vez sin darse mucha cuenta de que lo que necesitan para salir adelante es educar sus emociones y modificar la forma en que enfocan el proyecto. Existen en la actualidad servicios de coaching que satisfacen esta necesidad de información, ejercitación y educación emocional  para garantizar una  autoasistencia eficaz y la elección de la dieta adecuada.

Las dietas no funcionan cuando no contemplan al individuo en su totalidad; cuando se basan en cuestiones de química, en el conteo de calorías. No funcionan las dietas cuando descansan en la  fuerza de voluntad, cuando fomentan la férrea disciplina, el auto-control, el espíritu ascético, excesivamente riguroso. Estas rigideces tan difíciles de mantener se quiebran tarde o temprano. O dejan, por todo saldo, una persona apagada, triste, sacrificada, carente de energías, alguien que ha perdido el gusto por la vida porque NO ha perdido el apetito o el placer de comer.

En “Lo que engorda es la emoción.com” se ofrece un servicio de coaching online bastante novedoso. Combina la energía del pensamiento con energías emocionales que promueven la actitud pro-activa. Enseñan a auto-asistirse en la emoción con las Flores de Bach.

Conforme se avanza en las prácticas de coaching ofrecidas, no tarda el practicante en reconocer la importancia crucial de efectuar observaciones apropiadas para mantener sus emociones en ese equilibrio dinámico gracias al cual su tratamiento para adelgazar tendrá éxito.  Corrigiendo los vicios en su manera de pensar, él mismo va convirtiéndose en su apoyo principal que lo ayudará a elegir el tratamiento adecuado, a actuar de un modo razonable. Con sus fuerzas pensantes vigorizadas y en equilibrio,  toda dieta funcionará.

Este programa enseña a modificar el apetito de un modo divertido que compensa con creces esta falta y ayuda a mantenerse en forma preservando el buen humor. Uno de los pilares del servicio es fomentar el buen humor, instaurar un clima interior de confianza, respeto por la persona de uno. En una personalidad armónica toda dieta funciona y deja los saldos positivos que se buscan

Las dietas no siempre funcionan; pero las cabezas sí. Con una buena educación emocional, ayudándose con las esencias florales, el razonamiento se ve potenciado y el proyecto adelgazar cobra una dimensión más realista.  Con las emociones suavizadas, la urgencia por adelgazar se desvanece, la desesperación también se desvanece antes de contaminar los esfuerzos con esa perturbadora ansiedad por adelgazar que solo consigue lo contrario de lo que se busca. Un proyecto para adelgazar liberado de emociones contaminantes prolifera y rinde sus frutos.

El servicio no ofrece una dieta más sino un entrenamiento que logra que todas las personas reconozcan en sí mismas hasta qué punto sus organismos ponen en evidencia los dictados de sus mentes;  la exactitud con que sus cuerpos reflejan el modo como se perciben a sí mismas obedeciendo y adaptándose impecablemente a los rigores de esa imagen intrapsíquica que conservan de sí mismos, y que los acompaña a todas partes.

El cuerpo siempre irá adonde la mente lo lleve.

En resumidas cuentas, la pregunta “¿por qué las dietas no funcionan?” está mal planteada.

No son las dietas las que deben funcionar; son las personas energéticamente saludables las que saben el tipo de dieta que deben seguir y el modo como deben pensarlas y pensarse a sí mismas. No son las dietas las que deben funcionar: es la mente del individuo. Todo individuo piensa y actúa mejor, y cumple con su propósito cuando su mente y emoción están alineadas.

Las dietas no garantizan resultados exitosos y uniformes en todas las personas. El entrenamiento adecuado de la mente sí.

Para quienes se sientan debilitados en su emoción, quienes perciban que su razonamiento se enfrenta a su propósito de producir mejoras en sí mismos tornándolo imposible, este programa resultará una magnífica oportunidad de auto-aprendizaje y auto-asistencia eficaz.

Las oportunidades nunca se pierden, siempre las aprovechan otros.

Por Liliana Dercyé | www.LoQueEngordaeslaEmocion.com

cocina-metabolica


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement