¿Por Qué Vegetariano?

El mundo y la era en que vivimos nos ha facilitado la abundancia en algunos renglones de la vida como adquirir buenas casas, buenos carros, ropa, viaje, dinero, bancos, tarjetas de crédito y buena comida. Asi mismo todo esto nos ha llevado a vivir en nuevas deudas, nuevas preocupaciones, nuevas obligaciones y nuevas enfermedades.

Parece irónico que aún adquiriendo muchas cosas materiales y placeres, no sepamos vivir en equilibrio, paz ni felicidad. Siempre he pensado que las personas que sobreviven al sistema son en realidad héroes y heroínas de una sociedad planificada para el exterminio del hombre. ¿Quien puede estar ajustado en un sistema que no ajusta a nada. Y todavía tenemos psiquiatras y psicólogos tratando de medirnos con formularios y esquemas dentro de un sistema inmedible.

Tomemos nuestra alimentación  diaria y analicemos la misma por un instante. Comemos rápido, en automático, según el presupuesto, por placer, por gustos, por antojos o por los ojos.

¿Cómo es posible  que “el alimento” que es la enegía que nutre nuestro sistema vital, nuestro rendimiento y nuestra salud se le haya restado tanta importancia?  No culpo a la sociedad ya que respondemos a una conducta aprendida y heredada desde la infancia y preservada por  generaciones, donde nuestros padres nos alimentaban con lo mismo que a ellos les dieron. Me incluyo como victima de esta conducta, aunque en mi caso si hubo una diferencia, y fue el querer despertar, investigar, leer y conocer sobre lo que el cuerpo necesitaba para trabajar a capacidad y en forma armoniosa. Desde temprana edad en mis 15 comencé a leer sobre el efecto de la carne en nuestro sistema, la dieta vegetariana, ejercicios, meditación, yoga y el control de la mente. Lucía diferente para mi círculo de amistades el interesarme por estos temas y más rara al declinar  comer platos con carne.

Me dí cuenta que las masas se distinguen por hacer lo mismo, a la misma vez y en forma automatizada. El romper con alguna práctica social habitual como el dejar la carne, nos hace diferentes y desviados ante la opinion pública general.

Mi motivo para hacerme vegetariana surge al chocar y completar entender un proceso que nunca había visto y que estuvo escondido mientras consumía carne. Hablo del proceso de llevar al animal al matadero antes de exponerlo en las neveras o frigoríficos de los supermercados en bandejas adornadas con vegetales. Hasta inclusive llegar al cinismo de servir un cerdo completo en la mesa y adonarlo con una manzana en la boca. Trofeos que no cuelgan en la pared, pero sí en nuestras mesas. Descubrí esta etapa de horror con escalofriantes videos de matanza animal en granjas y mataderos, con fotos y noticias sobre  la crueldad animal y otras barbaridades.  Luego de ver esta realidad, todo mi mundo de placer culinario se cayó al más profundo vacío sin lograr conciliar cómo la sociedad había permitido tal cacería y crueldad sólo por justificar nuestra alimentación y gusto. ¿Y donde quedaban los huertos, las frutas, verduras, granos y vegetales? ¿No era suficiente todo esto para abastecer nuestra hambre, alimentación, placer o dieta? Toda una historia transcurrida de siglos desde el hombre de las cavernas “cromagnon”comiendose una pata cruda sólo para cambiar la misma pata por una cocida y aderezada en diferentes sabores? Tantos siglos para tampoco cambio y no lograr poder dejar un apego injustificado por “comer carne”. Excusas como: “la proteína animal es necesaria en la dieta, es por su maravilloso sabor, es por que los animales han sido creados para abastecer nuestras panzas” nunca van a faltar.

Aún con los adelantos agrícolas que tenemos para suplir alimento mundial, investigaciones sobre las dietas, tecnología para crear suplementos nutricionales, organizaciones defensoras de los derechos de los animales (PETA)  y nuevos descubrimientos sobre la salud…la gente no ha podido dejar de comer carne. ¿Y por qué? porque hay intereses de mega compañías  ganaderas, porcinas, avícolas y políticas que desean mantener una industria billonaria carnívora a toda costa aunque a la larga sus clientes se enfermen y vayan al próximo ciclo de la industria de hospitales, farmacéutica y planes médicos. Todo estructurado y calculado para lograr mantenernos en un círculo vicioso y manipulado. ¿Manipulado por quien o quienes?   El mejor amigo “los anuncios y la publicidad” del cine, la tv, la prensa, la radio, revistas e internet. Toda una excelente estrategia para bombardearnos por ojo, boca y nariz sobre lo que debemos comprar, comer o usar.

¿Ahora ven por qué es tan complicado ser vegetariano? Quien puede contra este bombardeo constante y directo. Trate usted de ir a un médico y decirle que quiere dejar la carne, nooooo, no lo haga, pues él es también una victima del sistema y no puede recomendar lo que desconoce o no practica. Aquí se trata de salir usted solito a flote, por cuenta propia leyendo, observando y analizando que desiciones tomar si quiere vivir con salud, armonía y en control. Busque sobre alimentación vegetariana, vegana, macrobiótica, ayurvédica, crudívora. Lea por qué hay países que consumen poca carne y la incidencia en cáncer es más baja, Lea sobre el alimento vivo a diferencia de un trozo de carne que comienza su proceso de putrefacción inmediatamente muere el animal. Busque en la internet por qué el mantener las granjas de animales aceleran el calentamiento global. Lea como países como la India, china, japón tienen la clave de una vida sana y natural a base de remedios con hierbas ancentrales, meditación, ejercicios, acupuntura, musicoterapia y masajes corporales. Mire videos sobre la crueldad animal, matanza en granjas, el trato cruel y despiadado con pollos, patos, vacas, cerdos y la poca higiene en el proceso de ordeñar vacas con ubres infectadas, mercados pintando las carnes para su venta rápida, etc.

Todo está escrito y accessible a usted  aunque sean pocos los que decidan ir en su búsqueda.  Yo salí y me pude quitar la máscara que nos ponen desde que nacemos,  pero esta máscara tiene un precio, el precio de compadecerse y vivir en carne propia el dolor animal, el precio de dejar el placer culinario por el saludable, el precio de cambiar hábitos alimenticios por nuevos alimentos sin carne, el precio de aceptar el compromiso de ayudar al que está sumergido, enfermo  y endrogado en el sistema…el precio del respeto a nuestra propia ética y salud dejando en paz para la nueva era el mundo animal.

¡Vive el vegetarianismo!

Madelen es una experta en recetas vegetarianas


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement