Relájate en 15 minutos

Desde que comienza el día, queremos cumplir con todas las responsabilidades y además, disfrutar de alguna salida después del trabajo, reunirnos con amigos, compartir la intimidad con nuestra pareja. Si a eso le sumamos, el caos del tránsito, los móviles que no paran de sonar, las exigencias laborales y las demandas por parte de nuestros afectos, llega un punto, en que nos encontramos tan cansados, que ni siquiera somos capaces de disfrutar las actividades que deberían resultarnos placenteras. Para poder lograr el disfrute, debe existir un equilibrio físico y emocional. Este equilibrio, solemos llamarlo relajación. Llamaremos relajación a la disminución de la tensión muscular y mental, que provoca un estado de bienestar y satisfacción.

Relajarnos sólo unos minutos cada día, va a ayudarnos a que esta tensión diaria no se acumule para convertirse en estrés crónico.

Todos disponemos de algunos minutos al día para permitirnos practicar alguna técnica relajante, si no disponemos de esos minutos, es hora de empezar a tomarnos un tiempo, casi como si se tratase de una obligación, para revitalizarnos a diario. Recordemos que un cuerpo o mente cansados, no funcionarán con la misma energía. Y nosotros, somos capaces de renovar esta energía con sólo tomarnos unos minutos.

TRUCOS ANTI ESTRÉS

Aire tranquilizante.

Cuando dispongamos de unos minutos libres, elegiremos un lugar de nuestro hogar u oficina que nos agrade. También puede tratarse de un sitio al aire libre.

Con los ojos cerrados, trataremos de conectarnos únicamente con la respiración. Inhalaremos profundamente y pensaremos cada vez que inspiremos, que nuestro cuerpo se carga de paz y tranquilidad. Ahora largaremos el aire tranquila y profundamente, pensando en nuestras preocupaciones, y como estas se van con cada exhalación. Este ejercicio puede realizarse a diario por unos minutos, renovará nuestra energía en sólo unos instantes.

¡A bailar!

Todas las personas, no importa la edad, tenemos un estilo musical preferido.

La consigna es, cuando lleguemos a nuestro hogar, poner ese cd que nos encanta, sacarnos los zapatos y movernos al ritmo de nuestra preferencia. Este ejercicio es tan relajante como liberador.

Pintando mandalas

Los mandalas son representaciones esquemáticas y simbólicas del cosmos, utilizados por el budismo e hinduismo. El término proviene del sánscrito y significa círculo. Pintar mandalas estimula la creatividad y relaja la mente, cultivando la sensación de bienestar.

La técnica de Dalí

Cuenta la leyenda, que el conocido pintor Salvador Dalí, utilizaba una técnica de relajación e inspiración muy poco común. Se sentaba en una silla, ponía una cuchara en su boca, y cuando entraba en la primera etapa del sueño o somnolencia, la cuchara caía y lo despertaba antes de llegar al sueño profundo. Esta técnica lo hacía sentir muy inspirado y con energías completamente renovadas. Puede sonar algo extravagante, pero podemos realizar una técnica similar. Sólo debemos preguntarnos en cuanto tiempo creemos que conciliaremos el sueño. De esta forma, pondremos la alarma en los minutos que consideremos necesarios para entrar en somnolencia. Cinco minutos, por ejemplo. Cuando sepamos el tiempo exacto será más fácil lograr la técnica. La alarma sonará en el momento que estemos entrando en un sueño profundo y nos despertaremos totalmente renovados. Esta es una de las mejores técnicas de relajación inmediata.

Posición horizontal

Nos recostaremos en un lugar cómodo. Cerraremos los ojos. Las manos reposando al lado del cuerpo y la cabeza lo más recta posible. Comenzaremos a imaginar cada parte de nuestro cuerpo empezando por los pies. Daremos órdenes mentales de relajación parte por parte, hasta llegar a la cabeza. Esta técnica relaja el cuerpo, pero también la mente, ya que al concentrar nuestros pensamientos en cada parte de nuestro cuerpo, evitaremos toda distracción.

Caminando por la vida

Tan sólo unos minutos de caminata bastarán para que se renueven nuestras ideas y el oxígeno que respira nuestro cuerpo. Si no disponemos de demasiado tiempo, podemos regresar a casa caminando. Si nuestra casa queda demasiado lejos de nuestro lugar de trabajo, podremos tomar un taxi después de haber caminado unas cuantas cuadras. Si vamos a trabajar en nuestro propio automóvil, la clave, es dejarlo en un aparcamiento que se encuentre lejos de la oficina.

Como podemos ver, no necesitamos demasiado tiempo, ni técnicas tan sofisticadas para lograr una relajación que nos permita el equilibrio cuerpo-mente cada día de nuestra vida. Sólo hace falta constancia y entender que la relajación debe formar parte de nuestra rutina diaria.

Nuestro ser, estará completamente agradecido y responderá mucho mejor a nuestras demandas.

Disfrutemos del placer terrenal de la relajación.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement