Tips para comprar una bicicleta de ejercicios

Cuando se quiere comprar una bicicleta de ejercicios a menudo se piens que la decisión es fácil, vas a una tienda u ordenas online el modelo que más te guste. Este caso, si te ilustra, es un error muy común que se comete. Primero porque hay diferentes tipos de bicicletas, y segundo porque no es una inversión que quieras hacer a la ligera.

Incluso antes de comprar, algo que recomiendo siempre es que primero pruebes lo que estás por comprar. Prueba cómo se siente, prueba la comodidad y prueba las alternativas, porque no hay de un solo modelo…

Podemos decir que hay bicicletas fijas verticales que son lo más parecido a una bicicleta de paseo o de mountain bike para utilizar al aire libre; luego están las bicicletas de spinning que son bicicletas fijas “deportivas” con características muy similares auna bicicleta de ruta o de competición en óvalo por ejemplo; y para finalizar están las bicicletas reclinables, que son un tipo de bici al ras del suelo con un asiento ancho y los pedales justo delante de ti. ¿Ves? No hay un solo modelo, y no debieras tratar esta compra como una más.

Luego, en cuanto a tus objetivos, con una bicicleta fija puedes esperar perder peso, ponerte en forma y tonificar también, dependiendo del ejercicio o la rutina de ejercicios que hagas. Lo bueno que tienen es que puedes comenzar a pedalear a tu propio ritmo y sin importar el estado físico actual que tengas. No hace falta experiencia ni habilidades especiales. Simplemente te subes, te sientas y pedaleas. Obviamente que un programa de entrenamiento bien diseñado es algo que también tienes que tener, pero en líneas generales en eso consiste el ejercicio, en subirse y pedalear. Y en tu casa incluso hasta puedes poner la bicicleta en frente del televisor.

La naturaleza de la bicicleta, o el propósito es darte un entrenamiento cardiovascular, en el que además de tus músculos ejercitarás tu corazón y pulmones. Además, al ser una manera de entrenar aeróbica, utilizará la grasa como combustible, y eso es lo que te permitirá adelgazar también (si además te vales de un programa alimenticio de apoyo).

Lo bueno de las bicicletas es que no tienes que gastar una fortuna para conseguir un buen aparato, que sea firme, y que tenga un display (muy útil por cierto) que te diga el tiempo, las pulsaciones, la distancia y las calorías consumidas.

Para terminar recuerda que cuando hagas tus ejercicios en la bicicleta fija ten siempre a mano una botella de agua, para mantenerte hidratado/a durante el entrenamiento. Lo demás será disfrutar de tu nuevo aparato.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement