Yoga Para Pacientes Con Cáncer

Los Beneficios del Yoga en Pacientes Con Cáncer

Los sobrevivientes de cáncer a menudo se sienten cansados y tienen problemas para dormir durante meses – o incluso años – después de su última quimioterapia o una sesión de radiación. Ahora, un nuevo estudio demuestra que el yoga puede ayudar a dormir mejor, a sentirse con más energía, y a reducir el consumo medicamentos para dormir.

“Realmente queríamos encontrar algo útil porque en este momento no hay por ahí muchos tratamientos buenos para la fatiga”, dice el autor principal del estudio, Karen Mustian, profesor asistente de radiación oncológica del Centro Médico de la Universidad de Rochester, en Rochester, Nueva York.

Comparado con los medicamentos para dormir, “el yoga puede darle poder realmente”, dice Suzanne Danhauer, una profesora de oncología psicosocial en Escuela de Medicina de la Universidad Wake Forest, en Winston-Salem, Carolina del Norte.

Los medicamentos para dormir no siempre son efectivos y pueden tener efectos secundarios, y las personas que han estado recibiendo tratamiento contra el cáncer no quieren tomar más droga, añade Danhauer, que estudia los beneficios del yoga en pacientes con cáncer, pero que no participó en el nuevo estudio.

El estudio incluyó a 410 sobrevivientes de cáncer que habían completado el tratamiento en los últimos dos años y que habían estado experimentando problemas para dormir durante al menos dos meses. Todos menos 16 de los pacientes eran mujeres y 75 por ciento eran sobrevivientes de cáncer de mama. Además de la atención estándar post-tratamiento que cada uno recibió, la mitad de los participantes del estudio asistieron a sesiones de yoga de 75 minutos dos veces por semana durante un mes.

Las sesiones, que se basaban en dos formas de yoga de baja intensidad conocidas como Hatha yoga y yoga restaurativo, incluyeron ejercicios de respiración, meditación, y 18 posturas diferentes. “Esta no era una especie de clase enérgica de yoga Vinyasa”, dice Mustian. “Fue pausada.”

Al comienzo del estudio poco menos del 85 por ciento de los participantes de ambos grupos, tanto en el de yoga como en los grupos de control, estaba experimentando problemas de sueño. Al final, el 31 por ciento de los pacientes que había hecho yoga dormían profundamente en comparación con sólo el 16 por ciento del grupo de control. En promedio, los que practicaban yoga también estaban utilizando alrededor del 20 por ciento menos medicamentos para dormir, mientras que la gente en el grupo de control incluso aumentó en un 5 por ciento su consumo de drogas para dormir.

Adicionalmente, los integrantes del grupo de yoga tenían niveles sustancialmente más bajos de fatiga y somnolencia diurna en comparación con el grupo de control.

Este estudio, el mayor de su tipo hasta la fecha, fue financiado por el Instituto Nacional del Cáncer y se presentará ante la Sociedad Americana de Oncología Clínica en su reunión anual a principios de junio.

Danhauer dice que descubrir que el yoga es apropiado para la recuperación de pacientes con cáncer es una buena noticia porque que es muy accesible y asequible.

“Es probable que encuentres a alguien en tu comunidad que tenga entrenamiento en el Hatha yoga o en yoga restaurativa”, dice Mustian. Ella recomienda clases que tengan uno (o ambos) enfoques y un instructor certificado por la Alianza de Yoga. Ella agregó que lo ideal sería que el instructor también tuviese experiencia trabajando con pacientes con problemas de salud.

Muchos de los principales centros para el cáncer de la nación, como el Centro de Cáncer de Stanford en La Universidad de Stanford, el Centro para el Cáncer MD Anderson de la Universidad de Texas, y el Centro para el Cáncer Memorial Sloan-Kettering, tienen sus propios programas de yoga.

En el Centro para el Cáncer Albert Einstein en Bronx, Nueva York, donde los investigadores han estado estudiando los efectos del yoga en los sobrevivientes de cáncer durante los últimos 10 años, los pacientes pueden seguir practicando yoga en el centro aunque ya no formen parte del estudio. “Tenemos varios pacientes que han estado haciéndolo durante años”, dice Alyson Moadel, director del programa del centro de oncología psicosocial.

No está totalmente claro cómo es que el yoga ayuda a los pacientes con cáncer, pero es muy probable que involucre muchos procesos diferentes. De acuerdo con Moadel, los ejercicios de respiración por ejemplo, parecen ayudar a algunos pacientes a lidiar con la ansiedad, las náuseas y el dolor. “También está el grupo de apoyo”, dice. “A ellos les gusta ir a un grupo donde hay otras personas como ellos haciendo esto.”

En investigaciones futuras se observará más de cerca cómo el yoga afecta al cuerpo y a la mente de los pacientes y sobrevivientes de cáncer. Durante el mes pasado, el Centro de Cáncer MD Anderson recibió una cifra sin precedentes de 4,5 millones dólares como subvención del Instituto Nacional del Cáncer para investigar como incorporar el yoga en el tratamiento del cáncer de mama. Como parte de ese estudio, los investigadores harán un seguimiento de los niveles de la hormona del estrés en los pacientes y usarán monitores para medir la cantidad de dificultades para conciliar el sueño mientras duermen.

Fuente: http://edition.cnn.com/2010/HEALTH/05/20/cancer.yoga.sleep/


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement

  • Alina

    Hola, bendiciones a todos. Saben ?, mientras leia los àrticulos de Yoga, que son fantasticos, escuchaba en mi ventana còmo los pajaritos cantan a pesar de que hoy amanecio con mucho viento y lluvia. Y pensaba que todas las terapias sus ùtiles en tratamientos de enfermedades, de stres, anìmicos, pero si no ponemos atenciòn a las maravillas y bondades de la naturaleza ………. Agradezcamos todos los dias al desertar el maravilloso dia que podemos observar, y estaremos prepardos para enfrentar todo lo que se nos presente y asi en el rato de podemos practicar el Yoga, nuestra mente este alegre.