10 maneras de mejorar la memoria

A medida que pasan los años, muchos de nosotros empezamos a notar que no recordamos las fechas, los sucesos y detalles de la manera en que lo hacíamos tiempo atrás. Nos dedicamos a ejercitar nuestro cuerpo, pero nos olvidamos de ejercitar una de las partes fundamentales de nuestro organismo, la parte que nos recuerda quienes somos, de donde venimos y cuales son nuestros planes, el cerebro. La memoria es una función del cerebro, y de la mente, que le permite a nuestro organismo procesar, almacenar y recuperar información. Las personas, no recopilamos solamente información, sino que construimos, deformamos y olvidamos detalles, al percibir la vida. Estas construcciones, son las que recordamos. De esta manera, lo que la memoria trae a la mente cuando necesitamos recordar algo, es nuestra percepción de una vivencia o aprendizaje. Por este motivo, diferentes personas cuentan un mismo suceso de diferentes formas.

Tipos de memoria

  • Memoria sensorial. Se trata del tipo de memoria más fugaz, cuya duración es de uno o dos segundos. Por ejemplo la que se utiliza para comprender el significado de cada palabra al leer un libro.
  • Memoria a corto plazo. Se refiere a la memoria que utilizamos en un corto período de tiempo. Es más extensa que la memoria sensorial, pero solo requiere de unos segundos. Cuando intentamos memorizar un nuevo número telefónico o comprender una nueva información, utilizamos la memoria a corto plazo.
  • Memoria a largo plazo. Es el tipo de memoria a la que nos referimos comúnmente cuando hablamos de “memoria”. En esta memoria, almacenamos recuerdos de nuestras vivencias, nuestros conocimientos acerca del mundo, conceptos, etc. Esta memoria cumple la función de base de datos, a la que recurrimos cuando necesitamos obtener una información adquirida anteriormente.

No podemos hablar de buena o mala memoria, pero si diferenciar una memoria ejercitada de una memoria sedentaria.

Entre las causas que debilitan la memoria están: la falta de atención, el uso continuo de computadores, que resuelven por nosotros procesos simples como sumas o restas, la falta de lectura y la falta de interpretación de lo que se lee a diario.

Existen técnicas que nos permiten mejorar la memoria o hacer que ésta se mantenga activa con el paso de los años.

Técnicas para ejercitar la memoria

  • Tomar un camino diferente cada día. De esta forma, tendremos que pensar por que calles transitar, para llegar al mismo destino, sin hacerlo instintivamente todos los días.
  • Realizar ejercicios al aire libre. Esto permitirá que nuestro cerebro se oxigene.
  • La técnica de los 5 sentidos. Se trata de escoger una fruta, por ejemplo un limón y de usar todos los sentidos para experimentarlo. Lo saboreamos, lo olemos, tocamos su textura, oímos el ruido que produce al exprimirlo y observamos como se ve. Más tarde, trataremos de recordarlo con los 5 sentidos.
  • Recordando. Recordar lo que estábamos haciendo ayer en este mismo horario o a una persona con la que estuvimos hablando, nos ayudará a ejercitar  fácilmente la memoria para sucesos recientes.
  • Atención a los detalles. Otra técnica efectiva es la de cerrar los ojos y tratar de recordar con detalles, cada objeto que se encuentra en la sala u oficina.
  • Pausa. Realizar pausas mientras leemos para procesar la información obtenida, ejercitará la memoria a corto plazo.
  • Sabores. Tratar de descubrir los ingredientes que componen una cena que no ha sido elaborada por nosotros, colaborará en el desarrollo de la memoria gustativa.
  • Sin ayuda. Ir al supermercado sin la lista de compras, nos hará memorizar y recordar los productos necesarios para llenar la alacena.
  • Contraseñas y teléfonos. Memorizar las contraseñas y los números telefónicos a los que llamamos con frecuencia, sin recurrir al directorio, es un buen aporte para nuestra memoria.
  • Jugar. Los juegos como el ajedrez, los de preguntas y respuestas, los crucigramas y autodefinidos, ayudan a traer a nuestra memoria, el aprendizaje adquirido.

Es fundamental ejercitar a diario nuestra memoria para poder recordar toda la información adquirida y los sucesos de nuestra vida.

“Gracias a la memoria se da en los hombres lo que se llama experiencia”. Aristóteles

Advertisement