Atendiendo los Problemas

¡No Podemos Huír de Los Problemas!

A lo largo de nuestra vida vamos enfrentándonos uno a uno con diferentes problemas, incluso desde niños a veces tenemos algunos rozamientos con la personalidad de otros niños. Vemos a nuestros padres afrontar problemas. Después nosotros empezamos a tener problemas. Lo cierto es que los problemas son nuestros maestros.

Debemos recibirlos como un niño deseoso de aprender de ellos. Estamos ansiosos por crecer, esperando enfrentarnos a cada reto que se nos presente. Si cambias tu perspectiva hacia los problemas, realmente te darás cuenta de que no están allí. Es temporal e ilusorio, pasarán.

En la reflexión “Veremos” nos damos cuenta de la importancia que tiene nuestra perspectiva de los problemas, la realidad es muy relativa. Lo que a veces juzgamos como una desgracia, en realidad termina siendo una gran bendición.

Se que a muchos les ha pasado, recuerdo a un amigo cuando estábamos recién graduados del colegio y estábamos decididos a entrar a la universidad, queríamos ingresar a estudiar medicina en la mejor universidad, pero para ello debíamos sacar los mejores puntajes en el exámen. Cuando recibió los resultados, su puntaje no le alcanzó así que decidió estudiar Derecho, y ahora considero que está brillante y reluciente, se está dedicando a la política y a lo largo de su carrera hablaba con entusiasmo de todo lo que hacía. A lo mejor si hubiera quedado en la Facultad de Medicina, sería un médico más en la larga fila, a lo mejor sería un profesional frustrado. Eso no lo sé, pero si estoy seguro que si las circunstancias no hubieran sido así, el mundo de hoy no contaría con un buen político, bueno eso pienso yo porque es mi amigo. 😉

Así que, por qué amargarse cada vez que las circunstancias parezcan adversas, en lugar de alegrarse porque tienes un reto que superar y algo que aprender. Cada vez que un individuo intenta superarse, el Universo inmediatamente le ofrece resistencia, esto es una Ley natural, pues esto requerirá más esfuerzo por parte del individuo para superar esa resistencia, el esfuerzo necesario para impulsarse hacia sus metas.

Si evades un problema, solo te alejarás de él por un tiempo, luego te lo volverás a encontrar. Digamos que tengas problemas de convivencia con tu familia, y que decidas irte porque “ellos son los malos”, bueno en la mayoría de los casos el problema está en nosotros mismos. Pero digamos que te vayas y te alejes porque quieres evitar los defectos de los demás. Es posible que te vuelvas a encontrar con esas facetas con otras personas, ya sea en el trabajo o en tu nuevo hogar. Y digamos que decidas vivir solo o sola para “no tener que aguantarte a nadie”, pues de algún modo este problema se las arreglará para llegar a tu vida, porque aún no lo has superado, es como querer pasar al segundo grado si no has pasado los exámenes del primero.

Si no te enfrentas a esos problemas, a esas pruebas, entonces a lo mejor te estanques en tu progreso personal, es como si te quedaras en primer grado toda la vida, y no aprendas a multiplicar, a leer textos profundos, que no puedas llevar tareas de mayor responsabilidad, etc.

El punto es que los problemas son parte de la vida, superas uno y te llegará el otro, hasta que te gradúes, hasta que alcances La Perfecta Automaestría, allí es cuando no necesitarás esquivar los problemas, allí es cuando los detendrás con tu mano.

Me gustó mucho la película Matrix, en ella se revelan muchos temas profundos de filosofía, psicología y espiritualidad, es una lástima que muchos solo se fijen en los efectos especiales, que fueron muy buenos por cierto.

En la parte final de la película, después que el protagonista, “El Elegido”, reacciona después de casi morir de un disparo, al despertar ve todo a su alrededor diferente, y después de recibir unos cuantos disparos, no necesitaba ni siquiera esquivar las balas, ellas se detenían frente a su mano. Esto parecerá una simple película de ciencia ficción, pero encierra una profunda realidad, para tomar un poco, podríamos hablar del despertar a la realidad. El mundo en el que ellos viven es ilusorio y creado por una computadora, después de esa experiencia Neo, que es el protagonista, ve el mundo ilusorio tal como es, para este caso, es un mundo construído virtualmente, logra descifrar los movimientos del enemigo, porque ahora comprende todo.

Esa es nuestra meta, lógicamente no estoy diciendo que estemos dentro de una computadora, pero es algo similar, vivimos en un mundo ilusorio, y muchos no percibimos la realidad. Esto ha sido enseñado por los Grandes Filósofos y Maestros de todos los tiempos, y ha sido dicho de diferentes maneras. Espero escribir un artículo dedicado a este tema con un poco de más profundidad, por el momento solo conténtate con saber que los problemas son ilusiones creadas por nosotros mismos, que una vez los superemos nos reiremos de ellos.

Hasta que no logremos dominar nuestra propia realidad, estaremos constantemente enfrentándonos a un problema que otro. Huir no es la solución, porque es como esquivar las balas, tarde que temprano te alcanza una. Es más bien, llegar al estado en el que ya no te hagan daño, ya no te preocupen porque los has superado, te has elevado por encima de ellos.

Recomiendo el Escrito de Emmet Fox, La Llave de Oro, es un documento de 3 páginas aproximadamente que nos da unas pautas para elevarnos por encima del problema, en lugar de lidiar con ellos cuerpo a cuerpo. Porque sería una batalla sin fin, cada problema te debe enseñar algo y una vez que vuelvas a enfrentarte al mismo problema ya estás por encima de él, así que no te hará daño.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement