Aumenta tu Autoconfianza

La autoconfianza es la confianza que tenemos en nosotros mismos, para enfrentarnos a las dificultades. Se basa en la manera de aceptarnos y de pensar hacia nosotros mismos. No se relaciona con los que somos, sino con lo que creemos ser. Las personas que poseen autoconfianza son capaces de superar sus propios límites, porque saben que pueden lograr todo aquello que se propongan.

La confianza en si mismo, se va forjando a partir de la niñez. Los juicios que absorbemos desde la infancia colaboran en la construcción de nuestras creencias y nos ayudan a suponer la manera en que nos ven las demás personas. Los rótulos con los que nos identificaron los adultos o compañeros de la infancia, suelen instalarse en nuestra mente formando un patrón a seguir durante nuestro desarrollo. Sean verdaderas o ficticias, perceptibles o inconscientes, estas creencias terminan impactando en nuestra autoimagen.

Las palabras que no se lleva el viento

Si bien todo el tiempo escuchamos comentarios que realizan otras personas hacia nosotros, no siempre nos afectarán de la misma forma. En la niñez, por ejemplo, tendemos a darles mayor importancia, a los comentarios de nuestros padres. En la adolescencia, a los de nuestros amigos y en la adultez a los comentarios de nuestro entorno laboral. Solemos ser más sensibles y  sentirnos más afectados, cuando los comentarios son realizados por las personas con las que nos sentimos identificados.

Como aumentar la autoconfianza

Como se mencionó anteriormente, la falta de confianza suele estar relacionada con episodios o comentarios del pasado que quedaron alojados en nuestra mente, convirtiendo una simple opinión ajena en una auto-creencia. Por lo tanto, la única forma de aumentar la confianza en nosotros mismos será creando nuevas creencias, capaces de demostrarnos lo contrario. Si por ejemplo, nos negamos a dar una conferencia en público porque un maestro de preparatoria nos dijo delante de todos nuestros compañeros que no sabíamos expresarnos correctamente frente a una audiencia, tendremos que esforzarnos por revertir esta creencia. Muchas veces, esta creencia se aloja tan fuertemente en nuestra mente, que puede provocarnos temblores, sudoración y miedo extremo ante determinada situación. En estos casos, es recomendable consultar a un especialista para combatir este obstáculo que nos impide desarrollar nuestra autoconfianza. Un terapeuta, podrá ayudarnos a eliminar las creencias que interfieren en nuestra vida de manera negativa. Nos ayudará a dejar de escuchar a ese crítico interior con ecos en las voces del pasado, cultivando  nuestro verdadero ser, nuestros verdaderos deseos y nuestros verdaderos sentimientos y pensamientos, independientemente de lo que opinen los demás. Evadir o evitar la situación que no nos deja desarrollar nuestro empuje personal, sólo nos generará mayor inseguridad.

Pero muchas veces, somos capaces de combatir nuestras propias inseguridades y alimentar nuestra autoconfianza por si solos. Esta es una manera de demostrarnos que podemos, por más que alguien en algún momento haya opinado lo contrario. Estas creencias, si no son patológicas, son las que podemos modificar por si solos. ¿Cómo? Quitándole poder a lo que alguien nos ha dicho alguna vez, sabiendo que ya no tiene el mismo efecto sobre nosotros. Sabiendo que maduramos, porque a pesar de convivir con diferentes creencias negativas, nos demostramos día a día que somos capaces de afrontarlas y modificarlas. Escuchando las críticas constructivas, sin absorberlas en nuestra vida como verdad absoluta, sino como una de las tantas posibles realidades. Dejando atrás el pasado y generando situaciones similares, pero con diferentes resultados. Resultados que harán que nuestra autoconfianza, sea capaz de superar cada uno de nuestros obstáculos.

Advertisement