El Inicio de un nuevo epílogo

En días como hoy, parece que el tiempo no paso. Todo es como fue y sigue siendo como era. Siento las mismas cosas y me duelen los mismo dolores. Espero que pasen iguales horas y que los minutos se vuelen más rápido aún. Para no ver que estoy otra vez en el punto de partida.

Que también es una línea de final. Terminar no significa que será la última vez de algo. Terminar es que luego hay que continuar con otra cosa, no importa que otra cosa. Porque siempre hay que buscar con que llenar los huecos. Esos que el afecto deja tan vacíos.

Un punto de partida, no es la línea de llegada. Tampoco es que tiene que comenzar algo justo, justo ahí. Simplemente se puede seguir y seguir y seguir para no tener que volver a empezar. Y llegar del inicio al final, puede ser una distancia tan corta como la que hay de mi dedo pulgar al meñique. O la que tengo entre mi nariz y mi boca.

Esta vez, quiero de verdad que el comienzo sea desde un nuevo principio, dejando atrás las partidas o las llegadas.

Comenzando a verme desde otra esfera, como sí fuese la primera vez que me veo. Que cuando el espejo me devuelva la imagen que se refleja en el, sea la de mi autentica verdad la queme es tan difícil de encontrar, siendo que tantas veces en mi vida viaje desde el principio al fin. Llegando tantas más veces al inicio de un nuevo epílogo que nunca tuvo un cierre definitivo sino simplemente se diluyo en infinitos regresos con cambios que fueron a enmascarar lo que no quise ver.

Necesito mucha fuerza para no equivocarme y retornar al camino sin fin. ¿Dónde la encontrare?

Advertisement