El Juego de La Vida

Inicia Tu Propio Coaching: Programa de 7 días

¿Alguna vez has sido el entrenador de un equipo de barrio? Sé cómo se siente porque era la primera vez que había entrenado un equipo de fútbol con niños de siete años de edad, y se lo mucho que realmente podían poner a prueba mi paciencia, por no mencionar la cordura, cuando ellos corrían por ahí pateando la pelota como hormigas con una enorme miga blanca.

Se siente extraño al principio ser mirado fijamente por un grupo de niños que saben que no soy el único en el campo. Suena mal en cierto sentido, ¿no? Pero ¿Cuál es la similitud con el Coaching?

El Coaching tiene que ver con ser un buen “entrenador” en el mundo corporativo de los manipuladores, de frentes radicales e incluso de un par de calienta-bancos que esperan el momento oportuno para tener una oportunidad de actuar.

Sé lo que siente cuando vuelvo a mi día normal de trabajo. Algunos jugadores son material para el jugador más valioso, y otros son sólo apoyo de los jugadores más valiosos ¿entonces por qué me molesto en quedarme? Suena irónico cuando la gente dice “no existe YO en un equipo”, pero incluso para una persona que rinde por debajo de sus posibilidades los perdedores pueden ser un tema delicado también.

Estos son pasos que puedes hacer en el día, y no importa lo que pase, toma la determinación de ser un entrenador.

1. En estos días se habla mucho acerca de la Formación de Equipos Corporativos. Hay muchas, muchas opciones: paquetes de vacaciones, cursos para ponerse al tanto, juegos de oficina para estudiar un tema, rompehielos, etc. La administración también puede comprar videos, libros y paquetes de seminarios para ayudar a construir su organización dentro de un equipo valioso y con sentido de pertenencia. Luego te daré algunas ideas de dónde puedes acudir para obtener información sobre estas herramientas para la creación de equipos.

2. ¡La verdad es que la motivación está esperando ser aprovechada! Está madura y lista para que la puedas poner en acción hoy. No te instales en una mente adormecida llena de lenguaje confuso. Obtén 3 soluciones prácticas en pequeña escala para comenzar a buscar la alarma de tu reloj y apagarla cada mañana y antes de que te apiñes con el equipo.

3. La mejor cosa es la experiencia a pesar de los cursos en los que te hayas graduado. Existe algo especial acerca de una persona que sabe mover la parte energética de un individuo, y más aún cuando se mezcla con todo un equipo.

4. A veces es necesario preguntarle a una persona sobre su desempeño, pero nunca pongas en duda su conocimiento o su inteligencia. Lamentablemente, he visto algunos errores de entrenadores anteriores que parecen no entender por lo que un jugador tiene que pasar para hacer bien el trabajo. Esto hace que la situación se agrave aún más y tal vez puede conducir a la hostilidad. Si deseas que el trabajo esté bien hecho, entonces ve y hazlo tú mismo. Verás cómo es estar en el extremo receptor y te ayudará a programar un mejor curso para la mejora.

5. Enviar un jugador a la banca es probablemente la peor experiencia por la que un entrenador tiene que pasar, especialmente si el jugador es el de mejor desempeño. Cuando trates con este tipo de personas mira la situación como si él tuvo una caída voluntaria. El egoísmo hace que la persona que actúa tienda a perder su foco sobre los errores más pequeños y entonces puedes atraparlo o atraparla “in fraganti”. Se firme pero comprensivo.

6. No permitas que tu posición te ciegue con respecto a lo que se supone debes hacer. Los entrenadores son lo bastante humanos como para pensar que son mucho más superiores que otros, excepto por su rango. Incluso si pasaste por la misma situación cuando tenías su edad, es mejor repartirles un trozo de sabiduría para que se den cuenta de que algo redundará en su propio beneficio.

7. Por último, debes aprender a confiar en ti mismo y en tu equipo. Las decisiones y los resultados son tus objetivos primarios, y hay muchos que quieren ver si pueden realizar las tareas más eficientemente. Así que antes de enviar a un miembro al banco, ten una buena charla con él o ella y ve si tiene algún problema. Si es demasiado personal simplemente anímalo a dar lo mejor. También ayuda darles una buena palmada en la espalda para alentarlos.

Supongo que eso es todo. Siendo yo mismo un zángano corporativo, sé lo importante que es para una empresa tener éxito, y todos nosotros somos parte de ese éxito. Los entrenadores no están allí para hacer tu trabajo un poco más difícil solo porque tienes un problema de actitud o bajo desempeño, sino que ellos son los guías que te ayudarán a desempeñarte tan bien como seas capaz de hacerlo. Harás que se sientan orgullosos de aquellos tiempos, y tú también.


*Mi intención es inspirar a las personas para que descubran que la felicidad y la abundancia es la condición normal y natural de todos los seres humanos, y que existen recursos, personas y procesos que las pueden ayudar a transformar sus vidas para bien.
*Soy venezolana
* Maestra de Educación Básica
*Estudiante de la Ley Espiritual

Advertisement