La Aceptación es el Camino

¿Por qué nos cuesta tanto aceptar los resultados y las condiciones dadas? Es común desear la suerte de los demás, el físico de al lado, la mente del vecino, la felicidad del otro, pero no es normal que así sea. No creo que se trate de una baja estima generalizada, ni de una insatisfacción manifiesta, ni de falta de merecimiento, posiblemente es cuestión de cultura y de aprendizaje.

Cuando nacemos y desde bien temprano, nos empiezan a comparar con el niño de al lado, que si es más alto, que si habló más temprano, que si es más inteligente y bello. En la escalada de los estudios todo el mundo se encarga de clasificar nuestras capacidades de acuerdo a los estándares nacionales e internacionales de la inteligencia, los coeficientes y notas académicas. Más temprano que tarde, en el trabajo nos encasillan dentro de las competencias, la gestión y los resultados, todos en forma comparativa con la media y la desviación estándar de la población.

Ante este panorama de competitividad y exigencia, resulta natural y lógico pensar que no nos aceptemos a sí mismos, que veamos en los demás a nuestros ídolos, que surja la envidia por los logros, bendiciones, prosperidad y bienestar de todos menos de nosotros, Surge el club de la quejadera, en donde nos unimos a renegar de nuestra vida y de nuestra mala suerte. ¿Por qué no aceptamos nuestro destino y camino?

El libro del Principio de Peter nos alertaba hace mucho tiempo que cada uno de nosotros tiene un límite de crecimiento o denominado de incompetencia, a partir del cual estancamos el progreso laboral y profesional, y al igual que los productos, existe un ciclo de crecimiento y cúspide, en donde si no se realizan cambios diferenciales, proviene el natural decrecimiento y descenso. Lo anterior, para reflexionar sobre nuestras propias limitaciones, las cuales se deben aceptar con requisito para superarlas o simplemente aprender a convivir
con ellas.

La aceptación te enaltece, te pone en paz con tu ser, te enfoca en tu situación y posibilidades, para poder emprender con éxito tus sueños y quimeras. La aceptación te hace feliz, te vuelve agradecido con la vida, fortalece tu confianza y autoestima, y te sirve de punto de partida para que puedas redefinir las estrategias de vida y misión. No dudes que la aceptación es el camino para tu bienestar y prosperidad. Inicia ya mismo, tu proceso de aceptación, brindándote amor incondicional, perdón infinito por cualquier desmán o falta,
y agradecimiento magnificado al universo por las bondades y bendiciones recibidas, las cuales te hacen único y especial.


CEO en Monbu Ofreciendo Soluciones Web integrales para Empresas y Emprendedores en la Era de la Información. Apasionado por el Crecimiento Personal y la Libertad Financiera, Creador de SecretosdeProsperidad.net

Advertisement